¿Cómo fue el primer segundo de vida del Universo?: Las ondas gravitacionales

4.75/5 (4)

El primer parto de la historia de la Tierra es el suyo propio, y tuvo lugar hace 4.500 millones de años aproximadamente. Hoy, las ondas gravitacionales de Einstein pueden mostrarnos cómo estuvo la parturienta.

Hace 13,8 mil millones de años que nació el Universo
Hace entre 8.000 y 15.000 millones de años que nació el Universo

 

Hace 1.400 millones de años, dos agujeros negros se fusionaron después de girar a gran velocidad para terminar siendo sólo uno. Eso significa que el suceso ocurrió 1.400 millones de años antes del momento en el que las ondas gravitacionales fueron captadas por los detectores LIGO. Aunque la mente del ser humano es extraordinaria, imaginar un fenómeno de estas características es bastante complicado. Lo es porque el recién llegado tiene el tamaño de 21 de nuestros soles. Vértigo mental.

Dentro de esta fusión se generaron las ondas gravitacionales que en su momento predijo el hombre que más se ha aproximado a un dios a lo largo de la historia terrestre: Albert Einstein. Y de ahí recorrieron el universo a la velocidad de la luz, que es mucha. Es curioso que el científico no creyese posible medir estas ondas debido a su extrema debilidad, pero tampoco creía la en los agujeros negros. Bruce Allen, del Instituto Max Planck de Física Gravitacional, otra eminencia, asegura que si Einstein pudiese estar de cuerpo presente entre nosotros, y aún habiendo demostrado que había fallado en alguna de sus predicciones, estaría encantado con el descubrimiento: «I don’t think this would have bothered him. I think he would have been delighted!».

Es el segundo avistamiento del que se tiene constancia. Más débil, pero con más órbitas: las últimas 27 antes de que ambos agujeros se fusionasen en uno solo. Y por lo visto, no será el último, porque los científicos se creen perfectamente capaces de dar con más a finales del año en curso.

En el principio, las ondas gravitaciones crearon el cielo y la Tierra

La importancia del hallazgo es enorme. Siguiendo con la dificultad que tenemos la mayoría a la hora de entender fenómenos de este rango, a la hora de que estas abstracciones entren en el primer milímetro de nuestros humanos cerebros, hay que decir en su favor que las ondas gravitacionales pueden recrear cómo era el universo en su primer segundo de vida. Es el principio de todo.

Podemos pensar qué conllevaría este descubrimiento para las dos grandes teorías que dominan el panorama de generación de vida, el Creacionismo y el Evolucionismo; la Biblia y el Origen de las Especies; Dios y el mono. En realidad, y pensando, sin poder evitarlo, con una psique científica, el problema lo tendría la primera. Un embrollo que, sin duda alguna, merecía la pena presenciar.

Las ondas de Einstein pasaron por el universo formando barullo, rompiendo la opacidad en la que se veía envuelto «durante los primeros 380.000 años aproximadamente». Un elefante en una cacharrería que, según dice Salvatore Vitale en la web de National Geographic, «es nuestra única herramienta potencial para indagar en el principio del tiempo». El parto entre los partos.


Valora este artículo

Sobre Virginia Mota

Virginia Mota
Coordinadora. Licenciada en Historia por la Universidad de Salamanca, donde además cursé un Máster en Gestión del Patrimonio Histórico y Artístico, aprendo cuando escribo, escribo cuando siento y siento cuando río.

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: