5 estrategias de marketing que dieron la victoria a Donald Trump

5/5 (2)

El nuevo presidente electo de EE.UU. ha sido un personaje polémico durante toda su campaña, pero sin duda, el magnate merece un máster de marketing y comunicación.

Eslogan de Donald Trump durante la campaña.
Eslogan de Donald Trump durante la campaña.

 

El multimillonario es una de las personalidades más polémicas del momento. Es el más esperado por los medios de comunicación por sus discursos extremistas. Puede que Donald Trump te guste más o menos, que sus políticas sean hirientes, pero dejando a un lado sus opiniones, su estrategia de marketing ha sido destacable. No por su innovación, sino por ceñirse a las reglas básicas de la comunicación.

A continuación os detallamos las 5 estrategias que utilizó Donald Trump en su campaña para elecciones presidenciales de Estados Unidos, según mdirector.com.

  1. Hacer una cosa realmente bien

La campaña de Trump ha estado muy marcada por el polémico tema de la inmigración. Se ha dedicado concienzudamente a este ámbito. Es el único tema que realmente lo ha posicionado en su web. En marketing se escucha mucho el refrán de “quien mucho abarca poco aprieta”. Trump no pretendió agradar a todo el mundo sino dedicarse en intensidad a problema específico para EE.UU: la inmigración. Así segmento a la audiencia alrededor de este asunto.

  1. Un gran eslogan

En toda campaña política es primordial la utilización de una frase que identifique la idea del candidato. Barack Obama puso de moda el “Yes we can”. Para Donald Trump su eslogan fue una de las estrategias principales de la campaña:”Make America Great Again”. El magnate repetía esta frase continuamente en sus discursos y la difundía a través de todos sus canales digitales. Incluso estaba grabado en las gorras que usaban sus compañeros como el propio Trump.

La frase es tan normal que pronto consiguió llegar al top of mind de las audiencias. Sus contrincantes se tenían que esforzar para no repetirla en sus mítines, ya que es común recurrir a estas ideas en campaña electoral.


Por otro lado, es una eslogan que exterioriza un sentimiento de americanos reprimidos: la necesidad de volver a hacer grande al país pero con nuevas medidas económicas que proporcionen el avance del país.

  1. Conoce a tu enemigo para construir grandes ideas

Son muchos los enemigos que ha tenido el republicano durante todo este tiempo. Desde Rosie O´Donnell hasta la reportera mexicana Megyn Kelly. De hecho, cualquiera que sea contrario a sus ideas es enemigo de Donald Trump. Muchos de los partidarios del multimillonario se unen a él por cómo se enfrenta contra aquellos con los que discrepa.

En este punto, hay que destacar que Trump ha sido un gran narrador. Ha vendido su programa con solvencia. Como vendedores necesitamos ser grandes narradores y por suerte o desgracia, las grandes historias a menudo son impulsadas por el conflicto como pasó con Steve Jobs, maestro de la creación del drama en su historia de la marca al posicionar a Apple. Fue en contra de los grandes imperios: IBM y Microsoft.

Buscarse enemigos es una estrategia muy arriesgada, pero en este caso a Donald Trump le funcionó.

  1. El papel de victima

Las políticas de republicano has sido chocantes para la gran parte del mundo y las críticas hacia él han ido en aumento constantemente. Como dijo Aristóteles: “la virtud está en el medio”. Los medios de comunicación y famosos hicieron una campaña contra el magnate.

Barack Obama fue uno de los que más se burló de Trump utilizando sus famosos “drop the mic”. Pero el resultado ha sido diferente al esperado. La comunicación anti-Trump acabó siendo pesada y consiguió un resultado opuesto al que se esperaba.

Trump paso de ser el hombre que hacia bullying a tener el papel de víctima y además muchos votantes cambiaron de opinión tras la exagerada propaganda creada contra él.

  1. Ser atrevido

El nuevo presidente electo nunca ha tenido pelos en la lengua para decir lo que exactamente quería decir. No ha sentido la presión de la sociedad ni ha tenido miedo a las descalificaciones por sus comentarios polémicos.

Sus discursos agresivos siguieron siendo escuchados por los estadounidenses, Donald Trump captó la atención de la mayoría. En términos de marketing ser polémico es bueno. Cuando la gente se molesta en hablar de ti, para bien o para mal, generar opiniones ya es una victoria.

Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: