Abren la tumba de Cristo por primera vez desde hace 450 años

5/5 (3)

De momento, en la tumba de Cristo se ha encontrado otra lápida más de color gris con una cruz grabada en la zona en la que ese color clarea

La tumba de Cristo permanecía cerrada desde 1555
La tumba de Cristo permanecía cerrada desde 1555

Permanecía cerrada desde 1555 hasta que el pasado miércoles, el grupo de arqueólogos que se encarga de la restauración de la basílica retirase la losa que tapa el sepulcro. Lo primero que se encontró este grupo de expertos de la Universidad Técnica Nacional de Atenas fue una «gran cantidad de material de relleno», algo que les sorprendió gratamente.

Testigos de esa apertura fueron, además de los turistas que se encontraron de forma inesperada con este histórico hecho, tres de los representantes de las tres confesiones que amparan el sepulcro, algún copto, algunos franciscanos y otros pocos armenios.

El análisis del lugar que según la tradición cristiana alberga o albergó los restos de Jesucristo, es decir, el Santo Sepulcro, se ha realizado utilizando la tecnología más puntera del momento. Uno de los descubrimientos que sacó a la luz el georadar utilizado por el equipo fue que debajo de toda esa cantidad de material de relleno hay otra lápida más de color gris con una cruz grabada en la zona en la que el color gris clarea.

60 horas de análisis repartidas entre varios días que, presumiblemente, permitirán a cualquiera que se acerque hasta la Ciudad Vieja de Jerusalén observar el sepulcro original en el que según la tradición descansó el cuerpo de Jesucristo tras ser crucificado por los romanos en el año 33. Para ello, parece ser que se habilitará una ventana que permita ojear la tumba que se encierra en poco más de tres metros cuadrados.

«Ha resucitado, no está aquí»

Los trabajos arqueológicos, comandados por Antonia Moropoulou, han sido grabados por National Geographic y se publicarán en noviembre. Entonces se arrojará luz sobre, por ejemplo, la forma de la tumba de Jesucristo, así como de la evolución del lugar santo por excelencia para la cristiandad desde que fue descubierto en el año 326 por la madre del emperador Constantino.

Precisamente, según las crónicas, la última apertura de la tumba en 1555 constituyó la prueba clave para asegurar que ese lugar albergó el cuerpo sin vida de Jesucristo. En aquel entonces se encontró un trozo de madera y un pergamino en el que aparecía —según algunos estudiosos, porque completo no estaba— el nombre de Helena de Constantinopla.

Además, el artífice aquella apertura aseguró haber visto dos ángeles pintados en un fresco que desapareció al entrar en contacto con el aire. Por lo visto, uno de los querubines portaba una inscripción que decía: «Ha resucitado, no está aquí», y el otro aseguraba que era el sepulcro el lugar en el que había sido «depositado».

Valora este artículo

Sobre Aquí Actualidad

Aquí Actualidad
Equipo de redacción en aquiactualidad.com

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: