«Caso cerrado», la nueva novela de Adolfo Pascual Mendoza

5/5 (3)

Adolfo Pascual Mendoza aborda en Caso Cerrado la problemática del robo de niños en las maternidades a través de un lenguaje sencillo y humano

Adolfo Pascual Mendoza: «Incidir en la denuncia social, dar voz a aquellos que la sociedad silencia y oculta»
Adolfo Pascual Mendoza: «Incidir en la denuncia social, dar voz a aquellos que la sociedad silencia y oculta»

Este madrileño de primera generación encontró entre la letra manuscrita la forma de canalizar su personalidad tímida e introvertida. Tanto fue así, que antes de Caso Cerrado, Adolfo Pascual Mendoza ya había dejado en el cajón «una docena de novelas esperando su oportunidad», además de otra que ya la tuvo, El Accidente, y un par más a punto de caramelo.

Caso cerrado trata de un tema social controvertido como es el robo de niños. Su óptica deja en segundo lugar el tema legislativo, para abordar la problemática desde un punto de vista humano que recoge «reencuentros, tiempo perdido, futuro de esperanza y, sobre todo, abrazos tardíos». Así nos lo cuenta Pascual Mendoza, un escritor amable que además es garante de esa educación que solo tiene quien sabe estar de corazón.

La entrevista

Adolfo, ¿cuándo te diste cuenta de que lo tuyo era la escritura?


Creo que tanto la lectura como la escritura han sido siempre algo que formaba parte de mí. Ya hace muchos años, leyendo relato corto, me di cuenta que era capaz de escribir con cierta dignidad. Fue cuando compartí por primera vez mis escritos y, viendo la aceptación que públicamente tenían, me decidí a dar forma a mi primera novela, El accidente.

El tema central de tu relato es muy controvertido. ¿De dónde surge la idea de Caso Cerrado?

Es mi segunda novela. No tengo tan claro de donde partió el embrión creativo, seguramente de algún artículo de prensa o programa de radio. Por aquel entonces la escuchaba mucho. Lo que es seguro es que fue algo previo a las famosas series de televisión, que vinieron mucho después de que yo escribiera esta novela.

En cuanto a lo controvertido, me defino como autor de compromiso social, de denuncia de desigualdades y de injusticias. Creo que es un tema que merecía la pena ser tratado y, después de darle muchas vueltas, encontré el enfoque que quería para este trabajo.

Todas las novelas tienen un punto autobiográfico. ¿Ocurre también con Caso cerrado?

Estoy de acuerdo contigo en que todas en las novelas los autores plasmamos parte de nosotros mismos o de lo que nos rodea. A diversos niveles, Caso cerrado no es ajena a esto. Pero no; no creo que haya nada de autobiográfico en ella, ni tan siquiera por conocimiento de algún caso cercano a mí donde sucedieran estos hechos. Por eso es una novela muy libre, por contar lo que me apetecía sin hipotecas afectivas.

¿Consideras necesario que germine una escritura encaminada a la denuncia social?

La litera, según mi manera de pensar, tiene muchos objetivos. El componente más genérico, el de entretener; el más cultural, aportar algo a nivel de lenguaje, de personajes o forma de escribir.

Para mí, el que no puede faltar nunca es este que me indicas en tu pregunta: incidir en la denuncia social, dar voz a aquellos que la sociedad silencia y oculta.

¿Cuál será tu próximo proyecto?

Supongo que tú me preguntas por el próximo proyecto a iniciar. Te voy a dar una primicia que creo que nunca he comentado en entrevistas. Como casi todos los escritores tengo alguna manía. En mi caso, es mera copia de la gran maestra de las letras, Isabel Allende, una de mis autoras favoritas que lo hace el primer día del año.

Cada 5 de enero, mientras de fondo escucho en televisión la cabalgata de los Reyes Magos, inicio la escritura de la primera página de una novela policíaca, El asesinato de la calle del Oso, la última de cinco novelas que tiene como protagonista al comisario Toro, y de las que aún no ha visto la luz ninguna de ellas.

Valora este artículo

Sobre Aquí Actualidad

Aquí Actualidad
Equipo de redacción en aquiactualidad.com
A %d blogueros les gusta esto: