Causa y efecto para quien intenta poner solución a su vida

5/5 (4)

De cómo algo tan sencillo como vivir sin complicarse se convierte en una experiencia muchas veces comprometedora por no medir correctamente nuestros pensamientos, sentimientos y acciones

Causa y efecto para quien intenta poner solución a su vida
Causa y efecto para quien intenta poner solución a su vida

¡Buenos días sol! Hoy he amanecido con el deseo de regresar a mis mostos más puros, vírgenes. Siempre hay tiempo para alcanzar metas, y todas las señales las dejamos en aquellos tiempos sin temores donde la espontaneidad era una constante, un don de la vida que muchos escondimos al crecer por temor a hacer el ridículo. Y lo ridículo fue dejar de ser uno mismo.

No hay causas perdidas

Lo que hay son personas perdidas en una causa. Por muchos años intenté en vano tocar el cielo, algunas veces consciente de mis actos, otras tantas cobijado en el conflicto existencial que nunca falta en nuestras vidas, pero siempre aludido por un sentimiento cómplice que no ayuda. La autoestima en cero.

De esta manera se nos van los mejores años sin saborear las mieles del éxito, y también la resabida tarea de crecer, ser, existir. Muchos existimos y luego vivimos, o sea, una maroma de los sentimientos que nos hacen creer que algo bueno estamos haciendo. Este contenido va con el sello de calidad in situ.


Cuando digo que tengo los pelos en la mano es así, no lo digo solo por jactarme de eso o por ser condescendiente con algo o alguien. Para hablar de un tema es necesario que estéis empapados del mismo, que lo hayáis estudiado y documentado concienzudamente, o que sencillamente hayáis transitado personalmente esa senda. No hay causas perdidas, lo que hay son personas perdidas en una causa.

Conociendo nuestras limitaciones seremos menos propensos a la manipulación

Una de las causas del mal en la humanidad es su falta de creer en ella misma, en los padres, hermanos, en un amigo, una meta, en Dios. En cambio pensamos y, cuidado, que esto no es lo mismo a creer que vamos bien, porque lo sabemos todo más uno y nada ni nadie nos detendrá.

En este modo on —siempre encendidos y/o predispuestos— somos más vulnerables a los ataques de terceros, porque se corre el peligro de absorber impurezas arrojadas por aventajados elucubradores de trampas y maldades que son los que abundan en las regiones celestes y terrenales. Ustedes me entienden, ¿cierto?

Estos seres, entidades o ambas cosas, se nutren de incautos e inseguros que viven en ese modo on pensando que los únicos que les comprenden son ellos —estos nuevos conocidos— por estar identificados en una misma causa, la cual no es otra que utilizarte para sus consabidos fines de alcanzar estatus, poder y dominio de tus pensamientos.

Efecto boomerang o principio de acción o reacción

¿Conocéis aquello de causa y efecto? Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa. Aquí nos detendremos a estudiar la razón más importante del porqué llegamos a ser felices o no.

Por pequeño que parezca, en la vida no hay un estímulo que no alcance a dar una respuesta. Muchas veces, esta podrá ser espontánea o reaccionaria, pero en todo caso, esa es la intención que guarda en sí el estímulo. Lo espontáneo es más fresco, aunque no siempre pueda ser una constante, pues eso depende de los tesoros que guardes en tu corazón.

Dice al respecto Lucas 6:45: «El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno, y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo. Porque de la abundancia del corazón habla la boca». Volver a las raíces, a lo virgen, a los mostos puros y, no por el contrario, una respuesta reaccionaria llena de los malos tesoros del corazón. De esto se trata. Espero haber satisfecho tus inquietudes.

Cuando alguien se acerca a ti y lanza una expresión altisonante y te encuentras en ese modo predispuesto o modo on, tu respuesta será acorde con tu sentimiento abierto. De esta forma estarás dejando ver a esa persona que lanzó el estímulo la posibilidad de usar tu pensamiento.

Recuerda que un libro abierto es siempre legible y de fácil entendimiento. He aquí donde se gestan las grandes cruzadas que llevan a los estimuladores de oficio a alcanzar sus metas fútiles y divisionistas, las cuales solo persiguen un objetivo: logros familiares, estudiantiles, laborales, en una empresa, un país, el mundo.

Haz el bien y no miréis a quién

Para finalizar, la ley de causa y efecto también nos dice que todo lo que hagamos a los demás, sea bueno o malo, nos será devuelto. Es vital que logremos cambiar lo que nos está evitando alcanzar la felicidad, el potencial pleno que cada uno de nosotros tiene consigo, tu manera de pensar, sentir, actuar. Porque nadie está aquí por estar, todo tiene su razón de ser.

Quizás unos lleguen a ser famosos cantando, pero eso no siempre es un logro positivo. ¿Te has dado cuenta de lo poco que transmiten las letras o música de muchos de estos artistas? ¿Y sus vidas? Atormentadas y llenas de conflictos existenciales, drogas, alcoholismo, violencia.

A continuación os dejaré algunos de estos personajes famosos cuyos finales fueron de trágicos desenlaces:

  • Michael Jackson. El llamado Rey del Pop, quién alcanzó fama y notoriedad con su música, no tuvo una vida feliz, y mucho menos un final acorde con el éxito alcanzado. Murió en una forma dudosa medicado y asesorado por su médico de cabecera, Conrad Murray, acusado de homicidio involuntario en el 2010. Jackson encontró la muerte, aun con mucho por delante, después de un paro cardíaco.
  • Elvis Presley. Otro mito del género musical. El Rey del Rock fue encontrado en una bañera el 16 de agosto de 1977. El motivo de su deceso, una sobredosis de narcóticos.
  • John Lennon. El polémico líder de la banda Británica The Beatles muere asesinado un 8 de diciembre del año 1980 a manos de un fanático, quién le estuvo esperando durante casi todo ese día para dispararle a las puertas del edificio Dakota, en el cual habitaba Lennon.

Es por eso que no podéis cifrar una meta o un logro por la cantidad material alcanzada, por la popularidad lograda, por el éxito obtenido. Es más bien una mezcla de todas ellas, pero dando su justo valor a la calidad entregada a todo ese público, tanto el que aplaudió y disfrutó como el que sencillamente se llenó por el mensaje dejado en pos de un mundo más justo y verdadero.

Entre los más importantes, Albert Einstein, Leonardo Da´ Vinci, Mahatma Gandhi, Nelson Mandela o, el más grande de todos ellos, Jesús de Nazareth.

Valora este artículo

Sobre Ricardo Jose

Ricardo Jose
Colaborador. Escribir es un arte sin escuela, espontaneo y relajante, pero solo cuando lo haces para un publico, encontraras la verdadera razon de hacerlo!
A %d blogueros les gusta esto: