¿Cómo ha cambiado Estados Unidos desde que llegó Obama a la Casa Blanca?

5/5 (2)

Barack Obama ha estado en el despacho oval durante 8 años, pero ¿cómo ha sido su mandato en la administración? ¿El país ha cambiado a mejor gracias a sus medidas?

Barack Obama abandona la Casa Blanca.
Barack Obama abandona la Casa Blanca.

Barack Obama, primer afroamericano negro en llegar a lo más de la Casa Blanca, dejará pronto su cargo para que el republicano Donald Trump, cuyos valores son la antítesis de la anterior administración, ocupe su puesto el próximo 20 de enero.

Obama llegó al Gobierno en una situación inusual y catastrófica: la crisis de nuestro tiempo acababa de estallar en 2008. Los bancos entraban en quiebra: Lehman Brother se hundió el 15 de septiembre. Esto recordó a los años negros del crac del 29. “Corrían rumores de que en los hoteles céntricos preguntaban a sus huéspedes si querían habitación para dormir o para tirarse por la ventana”, escribió el economista John Kenneth Galbraith.

La crisis financiera de las hipotecas subprime provocó, entre otras muchas cosas, la pérdida de empleo masivo. En estas circunstancias Barack Obama fue elegido presidente electo de Estados Unidos en 2009. La tasa de paro en este año era del 7,8% en EE.UU., y en octubre de ese mismo año aumentó hasta el 10%. No obstante, en los años posteriores la tasa de paro ha ido disminuyendo hasta situarse en el 4,6% en 2016. Obama prácticamente ha conseguido el pleno empleo en EE.UU., según informa el Blog Salmon.

De la misma forma, los ingresos de los trabajadores han aumentado tanto en términos reales como en nominales. En el primer trimestre de 2009 los ingresos medios semanales eran de 732 dólares, mientras que en el tercer trimestre de 2016 los ingresos han sido de 834 dólares. El poder adquisitivo también ha crecido, aunque muy poco.

Por otro lado, desde que Obama llegó al poder el PIB de EE.UU. ha crecido un 36%. En 2009 el PIB se situaba en 10.348,297 miles de millones de euros y en 2015 la cifra ascendió a 16.169,067 miles de millones de euros. La economía estadounidense tuvo un período de recesión en 2009 pero no ha dejado de crecer a partir de 2010.

Deuda y pobreza

Estos datos positivos de la subida del empleo y el incremento de los salarios no se consiguieron sin realizar sacrificios. La deuda emitida por EE.UU. tiene unas dimensiones monstruosas. El gobierno federal se ha endeudado más en estos 8 años que en los 100 años anteriores. En 2009 la deuda pública era 86% sobre PIB. En la actualidad la deuda supera más del 104 % del PIB de Estados Unidos.

La deuda pública ya había experimentado una tendencia alcista cuando George Bush estaba en la administración, pero con la llegada del afroamericano ha crecido a un ritmo vertiginoso. Obama ha dejado un país más endeudado del que se encontró.

Por otra parte, la pobreza en EE.UU se ha mantenido constante durante estos 8 años a pesar del crecimiento económico y la disminución del empleo. En 2009 la tasa de pobreza era del 14,3% mientras que en 2015 solamente había descendido un 0,8% hasta el 13,5%. EE.UU. tiene en su territorio más de 43 millones de pobres. No obstante, la población se ha visto aumentada de 303 millones a 318 millones, por lo que el resultado es menos dramático.

Otras medidas de Obama

En la política llevada a cabo por Barack Obama se pueden resaltar 4 aspectos significativos. El primero son los rescates. Durante la legislatura de Obama se rescató a General Motors y Chrysler. La primera terminó con el sobrenombre de Government Motors y la segunda acabó siendo propiedad de Fiat. En la actualidad estas dos firmas continúan siendo competentes el mercado automovilístico.

También hay que destacar la reforma del sistema sanitario planeada por el afroamericano, conocida como Obamacare. La reforma no ha conseguido un sistema de salud universal, aunque si ha aumentado el nivel de protección sanitaria de muchos norteamericanos. Esta medida puede ser revocada por Donald Trump en su nueva legislatura.

Por último, Obama ha apostado por la apertura al comercio exterior. En concreto el tratado de comercio transatlántico entre la UE y EEUU, que de momento no se ha podido llegar a un acuerdo entre ambas partes. Por otro lado, el tratado de comercio transpacífico, otro de gran relevancia para Obama, se puede quedar en la cuerda floja si finalmente Trump decide deshacerlo tan pronto como entre en la Casa Blanca.


Valora este artículo

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: