Descubren un nuevo planeta rocoso parecido a la Tierra

En nuevo planeta se ubica en «la zona habitable de su estrella», la Próxima Centauri, y tiene 1,3 veces más masa que la Tierra

El nuevo planeta descubierto se ubica «en la zona habitable de su estrella» / LaInformacion
El nuevo planeta descubierto se ubica «en la zona habitable de su estrella» / LaInformacion

Es la primera vez que se encuentra un planeta tan cercano a la Tierra fuera de nuestro sistema solar. Su estrella está a una distancia adecuada para que el nuevo planeta descubierto tenga agua. Y con agua, hay vida. Más allá, 2.000 exoplanetas de características diversas flotan en el Universo, pero todos más alejados que Próxima b, que es como se llama el nuevo.

Que el agua pueda estar presente en el recién llegado echa la imaginación a volar: ¿Albergará vida extraterrestre? La pregunta, entendida por la gran mayoría como una utopía marciana verde y con antenas, adquiere un significado completamente diferente para el grupo de científicos que llevan cuatro años encargándose de encontrar su rastro. Como cabeza visible del mismo, el español Guillem Anglada Escudé, de la Universidad Queen Mary de Londres.

Los padres de Próxima b caminan con pies de plomo. No por la filtración que misteriosamente se produjo de la noticia; tampoco por la seguridad y convencimiento personal de que el nuevo planeta descubierto existe realmente, sino porque necesitan tener algo más que pruebas derivadas de métodos indirectos. A la mente nos viene el hallazgo fallido del Alfa Centauri AB.

La señal la tienen, y por lo visto, «fortísima», como aseguraba Cristina Rodríguez López para El Mundo. Ella es parte del equipo, es uno de sus padres. Sabrá lo que hace. La investigadora dice que esa señal es clara, y que está ahí disponible para que todo el que tenga facultad la observe. Ella y el equipo lo han hecho durante 60 días seguidos desde el observatorio de La Silla, en Chile.

El nuevo planeta descubierto tiene 1,3 veces más masa que la Tierra y se ubica «en la zona habitable de su estrella», de la Próxima Centauri. Con las investigaciones viento en popa, Cristina tira de estadística para aseverar que, probablemente, el Próxima b ha de ser un planeta «pequeño y rocoso».

El futuro no tardará en llegar. Por eso Stephen Hawking anda dándole vueltas a su privilegiada cabeza para visitar Alfa Centauri. El resultado de sus disertaciones ha sido la creación, de aquí a 20 años, de un ejército de naves que no superan el tamaño de un chip. Es el proyecto Starshot, un conjunto de nanonaves que viajarán al 20% de la velocidad de la luz. Hoy, técnicamente imposible; de aquí a 20 años, perfectamente factible. Saben de lo que hablan, no hay duda.

Valora este artículo

Sobre Virginia Mota

Virginia Mota
Coordinadora. Licenciada en Historia por la Universidad de Salamanca, donde además cursé un Máster en Gestión del Patrimonio Histórico y Artístico, aprendo cuando escribo, escribo cuando siento y siento cuando río.
A %d blogueros les gusta esto: