Discapacidad: de la aceptación a la superación

5/5 (2)

Tener una vida normal independiente y pasar a otra con discapacidad, dependiente y con dolores, es muy difícil, sobretodo psicológicamente

 

Ninguna persona está a salvo de sufrir una enfermedad o un accidente
Ninguna persona está a salvo de sufrir una enfermedad o un accidente

 

Ninguna persona está a salvo de sufrir una enfermedad —genética, mental, por exposición— o un accidente —de tráfico, laboral. La mente humana no concibe que pueda tocarnos a nosotros, siempre piensa que le pasará a otro, algo que no es así: nadie está a salvo de sufrir un cambio en su vida.

La recuperación física pocas veces depende de nosotros, sino de los especialistas médicos y del hospital que nos trate. Pero la recuperación mental sí puede depender exclusivamente de la persona.

De forma casi inmediata, al sufrir un accidente, operación o enfermedad grave, el doctor que nos trata suele aconsejarnos que nos pongamos en manos de un especialista mental, sea psicólogo o psiquiatra, para que nos ayude a superar ese cambio tan duro.

¿Por qué yo?

En ese momento, en ese segundo en el que te indican cuál es el diagnóstico, la mente se colapsa y surge las mismas preguntas una y otra vez: ¿por qué yo? ¿por qué? ¿por qué a mí?

Esas preguntas que no tienen respuesta. Por sí solos no somos capaces de asimilar que ya no recuperaremos nunca la vida que llevábamos hasta ese momento. Necesitaremos la ayuda de un tercero que nos haga ver que hemos empezado una nueva etapa, unas nuevas experiencias, que la vida anterior quedó donde corresponde, en el pasado. A partir de ese momento comienza el duelo y la transición se pone en marcha.

Negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Lo inmediato ante una discapacidad es llorar y lamentarse; aislarse de la situación y de los demás. Llegar a la aceptación es un duro y largo trabajo, tanto del individuo, como de las personas que tiene alrededor. La psicología positiva de la mano de Elsa Punset ha abierto un mundo prácticamente olvidado para las personas que están estancadas en esa transición. El mundo en tus manos o El libro de las pequeñas revoluciones nos enseñan cómo afrontar esos cambios.

Ese punto de inflexión es diferente en cada uno de nosotros. Una película, una frase, un vídeo. El nadador paralímpico, Enhamed Enhamed, cuenta en su libro Ironmind cómo marcó su vida la película En busca de la felicidad (Will Smith, 2006).

Muchos hospitales cuentan con «Grupos de auto-apoyo», «terapias de choque» donde un grupo de personas con similares características para comenzar una nueva vida se reúne y cuenta sus impresiones, sus vidas, sus experiencias, ayudándose unos a otros, siempre supervisado por un terapeuta que orienta y hace preguntas al respecto para los participantes.

«Si vives en el pasado, pagas con el presente y pierdes el futuro» es una de las frases que marcan: parar, pensar, cambiar y seguir.


Valora este artículo

Sobre Pilar Begoña

Pilar Begoña
Colaboradora. Diplomada en Turismo. Discapacitada y Pensionista desde 2006. "No se muere con dignidad, se vive con esa dignidad!"

Si te ha gustado,
¡compártelo!








Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: