El reloj de la Puerta del Sol celebra su 150º aniversario

5/5 (1)

Las agujas del reloj de la torre de la Real Casa de Correos marcará este 31 de diciembre el comienzo del 2017

Reloj de la Puerta del Sol, Madrid
Reloj de la Puerta del Sol, Madrid

El reloj más famoso de España, el reloj de la Puerta del Sol de Madrid, cumple 150 años. Esta noche el reloj acaparará, como cada 31 de diciembre, todas nuestras miradas y dará la bienvenida en su 150º aniversario al 2017, ya que este fue inaugurado el 19 de noviembre de 1866 gracias a la donación hecha por José Rodríguez Losada a la reina Isabel II.

Las agujas del reloj de la torre de la Real Casa de Correos marcará este 31 de diciembre el comienzo del 2017, que será un año cargado de sorpresas y celebraciones. El reloj de la Puerta del Sol es famoso gracias a toda la expectación y tradición de todos los madrileños y la historia que lleva a sus espaldas. La tradición que sostiene el reloj de la Puerta del Sol consiste en reunir en esa misma plaza a la gente que quiera acercarse a Madrid en Nochevieja y tomar las uvas frente a las manillas de este famoso reloj mientras dan la bienvenida al 2017 en pleno centro de Madrid.

150 años de historia y funcionamiento del reloj de la Puerta del Sol

Hace alrededor de 150 años, el Ayuntamiento de Madrid contactó con el relojero español José Rodríguez Losada, que tenía una tienda en el 105 de Regent Street en Londres. Rodríguez Losada fabricó más de 6.000 relojes durante toda su vida. Pero el de la Puerta del Sol es su obra más reconocida. Rodríguez Losada regaló este reloj a la ciudad de Madrid. Rodríguez Losada era un relojero de León que, al igual que muchos españoles, tuvo que exiliarse a Londres tras participar en una conspiración liberal en 1823 contra el rey Fernando VII.

Jesús López- Terradas sigue ocupándose de las revisiones del reloj de la Puerta del Sol después de 19 años en la supervisión, ayudado por los hermanos Pedro y Santiago Ortiz. Estos se encargan de supervisar los engrasadores y los cables, por si alguno necesita ser sustituido, de la precisión de las agujas del reloj así como los transmisores, que traducen los movimientos de cada engranaje a la vista humana, o las agujas que se mueven por la esfera marcando la hora. “Cualquier pieza es esencial, de modo que el fallo de cualquiera de ellas supondrá que el mecanismo no funcione. Si se rompe una pieza nos veremos obligados a desmontarlo completamente”, aclara Jesús.

Al reloj solo se puede acceder a pie, el ascensor de la Casa Real de Correos solo puede ascender tres plantas y, una vez que nos encontramos en la tercera planta del edificio, hay que acceder por unas escaleras de caracol de dos plantas. En la primera planta de estas escaleras está en funcionamiento un hipnótico péndulo que se balancea cada segundo. Y escalones más arribas, hallamos cuatro paredes de un tono anaranjado que rodean la clásica maquinaria de un reloj de torre del siglo XIX. Según explica Jesús, “esta torre era mucho más baja en sus orígenes y fue reconstruida a principios del siglo XX, de modo que se adaptó a las necesidades estructurales del reloj”. En esas cuatro paredes anaranjadas se encuentra una esfera semitransparente en cada una con la opacidad suficiente para que la luz traspase hasta el interior.

Siglo y medio después, el reloj más famoso de España luce orgulloso como el primer día. La calidad extraordinaria del reloj y su mantenimiento han permitido que llegue a cumplir este año su 150 aniversario, y los que le quedan. Un año más la Puerta del Sol y su reloj serán protagonistas absolutos de los últimos momentos de 2016 y de los primeros instantes de 2017.


Valora este artículo

Si te ha gustado,
¡compártelo!








Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: