Inferno: la nueva película de Robert Langdon

5/5 (1)

Tras el éxito de El código Da Vinci (2006) y Ángeles y demonios (2009), llega Inferno, la tercera adaptación de la serie de novelas de Dan Brown.

Tom Hanks y Felicity Jones en una escena de la película "Inferno".
Tom Hanks y Felicity Jones en una escena de la película “Inferno”.

El ganador de un Óscar® Ron Howard regresa para dirigir Inferno, el último superventas de la multimillonaria serie de libros protagonizada por Robert Langdon y escrita por Dan Brown (El código Da Vinci), en el que el famoso catedrático de simbología (interpretado nuevamente por Tom Hanks) sigue un rastro de pistas relacionadas con el mismísimo Dante. Cuando Langdon se despierta con amnesia en un hospital italiano, forma equipo con Sienna Brooks (Felicity Jones), una doctora que él espera que pueda ayudarlo a recobrar la memoria. Juntos se embarcan en una carrera contra reloj por Europa para evitar que un lunático libere un virus a nivel global que arrasaría con la mitad de la población mundial.

Columbia Pictures e Imagine Entertainment presenta en asociación con LStar Capital, una producción de Brian Grazer, Inferno. Protagonizada por Tom Hanks, Felicity Jones, Irrfan Khan, Omar Sy, Ben Foster y Sidse Babett Knudsen. Dirigida por Ron Howard, con guion de David Koepp, basada en la novela de Dan Brown. Producida por Brian Grazer y Ron Howard. Producción ejecutiva de David Householter, Dan Brown, William M. Connor, Anna Culp y Ben Waisbren. Dirección de fotografía de Salvatore Totino, A.S.C., A.I.S. Diseño de producción de Peter Wenham. Editada por Dan Hanley, ACE y Tom Elkins. Diseño de vestuario de Julian Day. Música de Hans Zimmer.

Inferno ha sido clasificada como no recomendada para menores de doce años o “PG-13” por la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos por las secuencias de acción y violencia, imágenes perturbadoras, lenguaje soez, elementos temáticos y sensualidad. La película se estrenará a nivel mundial el 28 de octubre de 2016.


Tras el éxito internacional de El código Da Vinci (2006) y Ángeles y demonios (2009) llega Inferno, la tercera y esperadísima adaptación de la serie de novelas de Dan Brown con Robert Langdon como protagonista. Inferno, la última incorporación a la franquicia de mil doscientos millones de dólares, fue un superventas en 2013, probando así que los lectores de todo el mundo no se cansan nunca de Robert Langdon.

La película vuelve a reunir al cineasta Ron Howard con Tom Hanks, que regresa en uno de sus papeles distintivos encarnando al agudo e ingenioso Langdon. Hanks explica por qué perdura el atractivo de la franquicia.

“Hay algo que Dan Brown ha llegado a entender –a todo el mundo le encanta un buen rompecabezas, especialmente uno en el que de verdad puedes averiguar las pistas una a una y resolverlo”

Prestando su título de la versión en latín de la obra maestra de Dante, Inferno tiene el componente agregado de un thriller psicológico. En la película, el profesor Robert Langdon se despierta para enfrentar su mayor reto hasta el momento: ha perdido la memoria. Atormentado por frenéticas visiones e intensos dolores de cabeza, debe averiguar qué le sucedió y por qué.

“El Infierno para Langdon en la película es tanto un estado mental como una experiencia muy física ya que sufre terribles dolores de cabeza y le tortura el hecho de que desconoce el por qué” Hanks.

“Sin duda, Robert Langdon atraviesa su infierno personal al principio del filme –su propio Inferno Dan Brown

Se despierta en un hospital, hay personas que intentan matarlo y no tiene ni idea de qué es ese artefacto que lleva consigo. Tiene que seguir un rastro de pistas para averiguar quién lo quiere muerto y por qué. Al final, se da cuenta de que lo que está en juego es mucho mayor que su drama personal —en realidad, está en juego el futuro del planeta—.

inferno_2

Inferno es la entrega de la franquicia con más estilo visual hasta el momento, con una serie de secuencias de sueños crípticos que llevan al público dentro de la cabeza de Langdon y aportan una sensación completamente diferente a episodios anteriores. Eso es precisamente lo que el director Ron Howard trae a esta serie —de los 23 largometrajes que ha rodado durante más de tres décadas como director—, la única secuela que ha elegido dirigir es la de Ángeles y demonios e Inferno.

“Ha habido personajes a los que adoro tanto como a Robert Langdon, pero siempre me gusta obligarme a hacer algo diferente. Es más interesante que repetirse con lo mismo”, explica Howard. “Sin embargo, eso es lo mejor de las películas basadas en libros de Dan Brown —cada una de ellas es muy diferente y él explora temas muy diversos en cada aventura—. «Inferno» es hasta ahora la novela más diferente en cuanto a estilo. Con esta serie, tengo la oportunidad de volver a reunirme con un personaje que adoro, a la vez que continúo obligándome a ir en una nueva dirección”.

En la película, Langdon debe dar sentido a las pistas relacionadas con el poema épico de Dante. Howard explica que “la mente llena de alucinaciones de Langdon es atormentada por un hombre obsesionado con Dante. Se ve forzado a ordenar las piezas y darle sentido a este sendero de pistas que se abre frente a él”.

En el libro, Dante presencia a los pecadores en la tierra siendo castigados por la justicia poética. Aquello se convierte en la base de los rompecabezas que Langdon debe resolver en esta película. Dante describió el Infierno; Boticelli lo visualizó; pero solo Robert Langdon, el simbologista, puede evitar el Infierno en la Tierra deteniendo la propagación de un virus mortal”.

Una de las razones por las que los libros de Brown conectan con el público es su ingenio para convertir misterios reales de la Historia en thrillers emocionantes para el público actual. En Inferno, la fuente de inspiración subyacente de Brown es el Infierno de Dante. El gran poeta italiano del siglo XIV intentó describir el viaje del alma hacia Dios, con el rechazo del pecado como primer paso.

En el poema épico, el propio Dante es dirigido a través de nueve círculos del Infierno, donde ve a pecadores impenitentes castigados por la justicia poética: adivinos que tienen la cabeza al revés, incapaces de ver lo que viene en adelante; políticos corruptos de “manos sucias” sumergidos en brea hirviente. Los mayores castigos están reservados para los peores villanos de Dante, los traidores: en las tres bocas de Satanás, para ser masticados durante la eternidad, están Casio y Bruto, que asesinaron a Julio César, y Judas Iscariote.

Para Brown, el desafío fue llevar la obra de un genio que ha inspirado a lectores y artistas durante 800 años y encontrar los elementos que la convirtieran en un thriller de Robert Langdon. La respuesta llegó cuando Brown se imaginó cómo sería una idea moderna del Infierno, creando dos conceptos que encajan a la perfección: por un lado, un mundo superpoblado en el que miles de millones de personas son incapaces de hallar sustento, y por otro, una enfermedad que elimina a la mitad de la población mundial. Para este Infierno en la Tierra, Brown tomó prestada la idea de Dante de la justicia poética: para castigar a la humanidad por poblar el mundo más allá de la capacidad del planeta, un villano propagará una enfermedad mortal que acabará con miles de millones de personas.

inferno_3

Naturalmente, Tom Hanks vuelve a encarnar al experto en simbología de Harvard. Howard asegura que el papel le queda como un guante. “Uno de los motivos por los que todo el mundo adora a Tom en este papel es que, en la vida real, él es Robert Langdon”, comenta. “A ambos los impulsa la curiosidad, comparten un gran sentido del humor y son hombres que, cuando se enfrentan a un rompecabezas, son como un perro con un hueso –están hipnotizados por el mundo que los rodea y poseen una mente extraordinaria capaz de resolverlo. Y todo ello sumado al hecho de que es uno de los mejores actores de nuestra generación”.

Hanks disfruta ponerse en la piel de Robert Langdon una y otra vez porque no hay nada como descifrar un enigma. “Dan Brown creó un personaje que da mucho juego: siempre va a haber un misterio digno de ser analizado”, afirma. “Estas películas son divertidas y aprendes algo”.

Una vez más, el escenario internacional de la historia que Dan Brown ha tejido ofreció a los cineastas la oportunidad de rodear a Hanks con un reparto de actores de todo el mundo: la británica Felicity Jones en el papel de Sienna Brooks; el actor francés Omar Sy como Christoph Bouchard; la estrella india Irrfan Khan como Harry Sims; y la actriz danesa Sidse Babett Knudsen como la doctora Elizabeth Sinskey. Ben Foster, estadounidense, también forma parte del reparto interpretando al ingeniero genético Bertrand Zobrist. “Uno de los aspectos emocionantes de una historia de Dan Brown es que el escenario internacional realmente brinda la oportunidad de contratar a la mejor persona para el papel, sin importar su nacionalidad”, comenta Brian Grazer. “Es importante e indispensable, porque una de las formas en las que Ron cuenta la historia de la aventura global de Langdon es rodeándolo de un reparto que parece y suena como el mundo entero”.

Tal y como hizo en El código Da Vinci y Ángeles y demonios, Dan Brown trata en Inferno temas muy relevantes en el mundo actual. En las novelas de Brown y en las películas, Hanks señala que “siempre hay temas reales hasta cierto punto”. En Inferno, las preguntas giran en torno a la superpoblación. “¿En realidad nace demasiada gente? ¿Hay alguna forma de que podamos ser capaces de resolver nuestra superpoblación? ¿O nuestro mundo se convertirá en una nueva versión del Infierno de Dante?”

Como sus predecesoras, Inferno es también una verdadera aventura que transcurre alrededor del mundo. “Esa es una de las grandes ventajas de trabajar en estas películas”, señala Hanks. “Siempre hemos estado en lugares fascinantes, lugares reales. En Inferno, estuvimos verdaderamente en el tejado de la Basílica de San Marcos en Venecia y eso es calidad de producción por excelencia”.

Según el estilo característico de Dan Brown, el público acompaña a Langdon mientras descifra cada misterio, creando una experiencia inolvidable tal y como la audiencia espera de estas películas.

La cinta, señala Grazer, funciona bien como parte de la franquicia y además destaca por sí sola. “De hecho, si no has visto El código Da Vinci o Ángeles y demonios, te va a encantar de todas formas porque cada película funciona como una unidad separada, son independientes entre sí. Sin embargo, es una gran presentación a esta franquicia mundial”.

Ben Foster pone la experiencia en perspectiva. “Me encantan estas películas”, afirma Foster. “Aprendes algo, hay grandes personajes, viajas por todo el mundo y te mantienen con el corazón en vilo. Es una forma de hacer cine divertido y de calidad”.

Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: