La carrera más importante de Schumacher

5/5 (5)

El piloto alemán, Michael Schumacher, permanece en coma tras el grave accidente que sufrió esquiando en diciembre de 2013.

Schumacher tras una carrera de F1 saludando a sus seguidores.

Hablar de Michael Schumacher es hablar de mucho más que un campeón de la Fórmula 1. Schumi, como es conocido popularmente, mantiene el cariño, la admiración y el respeto de todos mientras sigue su lucha por sobrevivir tras el accidente que sufrió en la estación invernal de Meribel, en los Alpes Franceses, el 29 de diciembre del 2013. En la caída, se golpeó la cabeza con una piedra tras partirse el casco de protección. Consecuencia del impactó, el piloto alemán entró en coma – situación que no ha variado en exceso tres años después- y que le mantiene postrado en su mansión de Gland, Suiza.

Sus comienzos en el mundo del motor

Rolf Schumacher padre de Michael, trabajaba como mecánico en la pista de karts de Kerpen Nordrhein-Westfalen en Alemania y es allí donde a la edad de 4 años tiene su primer contacto con un coche. A los 16 años ya era subcampeón de la especialidad de karting y, aa los 18, logró ser campeón de Alemania y Europa.

En 1987 compite en la Fórmula Konig siendo campeón de la misma y, posteriormente, sexto en la Fórmula Ford alemana.

En el año 1990 tras dos buenas victorias, y buenos resultados en 1989, es nuevamente campeón pero esta vez en la Fórmula 3 alemana triunfado, entre otras, en el Gran Premio de Macao. Ese mismo año participó en el Campeonato Mundial de Resistencia con la Sauber Mercedes, en las 24 horas de Le Mans, el Deursche Tuorenwagen Máster, y en la Fórmula 3000 japonesa logrando en cada una de estas más victorias y podios lo que acabó por catapultar su carrera.


Ascenso a la máxima categoría. Autoridad, dominio y 7 campeonatos

De la mano del equipo de Eddie Jordan (Jordan), en 1991, llegó el debut de Michael Schumacher logrando un meritorio 14º puesto en la clasificación general de pilotos.

En el año 1992 lograría su primer triunfo en el Gran Premio de México, quedando de tercero en el campeonato. Para el año 1993 en el Gran Premio de Portugal, triunfa por segunda vez, y queda de cuarto en el campeonato. En el 94, con un final de temporada agitado, alcanzaría su primer campeonato mundial de pilotos. Su segundo y consecutivo campeonato mundial llegaría al siguiente año,1995.

Para la temporada mundial de Fórmula 1 del año 1996 Michael corrió con Ferrari, obteniendo la tercera posición mundial. 1997 fue un año complicado y el piloto alemán fue descalificado por un percance con Jacques Villenueve, quien a la postre se haría con el campeonato.En 1998 lograría el subcampeonato de la especialidad.

En la temporada de 1999 Schumacher vivió en carne propia el peligro del Circuito de Siverstone. Una fractura de pierna borró de un plumazo sus opciones al título. Su monoplaza chocó contra una pared de neumáticos a más de 200kms/h en la curva de Stowe. Punto de inflexión para el káiser.

Con el nuevo siglo, Schumacher logró en el trazado de Suzuka en Japón su tercera corona mundial. Los siguientes, en 2001 y 2002 igualando la marca de Manuel Fangio – cinco campeonatos mundiales-. En 2003 llegó su sexto título mundial – cuarto con Ferrari-, y, en 2004, su séptimo y último campeonato.

Con tal palmarés, en 2006, el piloto alemán anunció su retirada de la competición con el consiguiente disgusto de sus miles de seguidores a lo largo y ancho del planeta. Aunque intentó su vuelta con Mercedes poco después, los malos resultados obtenidos, precipitaron el adiós definitivo en 2012.

Michael Schumacher sería señalado por su audaz y decidida conducción, que le valdrían gran cantidad de elogios y reclamos. De un temperamento frío y calculador su destreza al volante le permitieron hacerse con 7 campeonatos de Fórmula 1, 91 victorias, 155 podios, 68 poles, 77 vueltas rápidas, son las hazañas logradas por este icono de la Fórmula 1.

Rumores sobre el estado de Schumi

Mañana es un día especial. El 3 de enero, Shumacher cumple 48 años. Mucho se ha especulado acerca su salud desde el accidente. Llegó a decirse que caminaba – aunque con dificultad- , que había abierto los ojos o hablado algunas palabras sueltas, supuestos todos desmentidos por su círculo más cercano. Por ello, su familia no ha cesado en todos estos años de pedir respeto y salvaguardar – en la medida de lo posible- la privacidad del piloto.

Otras fuentes hablan de la emoción del piloto al escuchar a su hijo o su esposa o la reacción a estímulos sonoros. Todo ello, quizá, fruto del deseo y la convicción de familia y seguidores porque el káiser salga adelante. Sin duda, la carrera más difícil del piloto. Una carrera por la vida en la que aún no ha caído la bandera de cuadros.

Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: