La contaminación en Pekín roza límites extremos

5/5 (2)

Los altos niveles de contaminación en Pekín sitúan a la ciudad en alerta roja.

La contaminación en Pekín roza límites extremos.

La ciudad china está al límite. La contaminación en Pekín roza niveles de alta gravedad por lo que se ha decretado la alerta roja por contaminación durante varios días.

No es la primera vez que por los niveles de contaminación excesivos, la ciudad de Pekín se ve obligada a emitir una alerta roja. Sin ir más lejos, ya sucedió el pasado año, también en el mes de diciembre, obligando al cierre de colegios, a la paralización de las obras en la ciudad y a la restricción en extremo de la circulación de vehículos.

A través de la cuenta de la Oficina de Protección Medioambiental de Weibo, este repunte extremo en los niveles de contaminación en Pekín se debe a la acumulación de aire tóxico en la ciudad y sus alrededores, incluyendo ciudades próximas como Tianjin y Hebei, además de las provincias de Shandong y Hunan.

De hecho, en los últimos días, se han disparados los casos de niños aquejados de problemas respiratorios en Pekín. No hay que olvidar que la población en general, pero sobre todo la infantil, es uno de los focos más sensibles para desarrollar enfermedades respiratorias consecuencia de la polución del aire.

Según las previsiones del Centro de Seguimiento Medioambiental chino, el sistema de aviso de alertas por colores comenzó a emplearse el pasado año dentro del plan de medidas lanzado por el Gobierno en su lucha contra la degradación medioambiental, que no se había tenido en cuenta en las últimas décadas, únicamente enfocadas en el desarrollo económico del país.

Cada año, 5,5 millones de personas mueren en el mundo a causa de la contaminación del aire, tal y como atesora el último estudio del Banco Mundial en colaboración con The Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) perteneciente a la Universidad de Washington.

La polución no es la sólo la vía de contaminación con mayor incidencia mortal sino que también ocupa el cuarto puesto entre los factores de riesgo de muerte prematura en el mundo. Es más, desde el año 1990, han aumentado en 4,8 millones de personas las muertes por contaminación y, en el caso de España, las cifras hablan de 30.000 fallecimientos prematuros por esta causa.

La contaminación del aire es un tema muy serio, pese a la poca importancia que parecen darle las autoridades competentes a lo largo y ancho del mundo. La polución acarrea importantes enfermedades de índole respiratoria que, en casos extremos, pueden derivar – como ya hemos advertido anteriormente- en la muerte.

Pekín no es, ni mucho menos, la única ciudad con este problema. Aunque no tan grave como el caso chino, en Barcelona o Madrid recientemente, se han alcanzado alto niveles de contaminación que han derivado en la restricción de la circulación de vehículos – alternando aquellos con matrícula par e impar- además de reducir la velocidad de conducción en la almendra central de las ciudades.

Valora este artículo

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: