La libertad de prensa y sus depredadores, según RSF

5/5 (2)

Varios países y organizaciones islamistas radicales se han convertido en la nueva amenaza para la libertad de prensa.

La libertad de prensa y sus depredadores, según RSF.

El derecho a informar y a ser informado, coloca a la libertad de prensa como el objetivo prioritario a destruir en muchos países. A los ya habituales, se une Turquía – con Erdogan como el principal propulsor- Estado Islámico o Al Sisi, presidente egipcio.

Cada año, miles de periodistas son asesinados en pleno desempeño de sus funciones profesionales, crímenes que, en la mayoría de los casos, gozan de impunidad.

En el último informe publicado por Reporteros Sin Fronteras (RSF) se publicó la lista negra de los depredadores de la libertad de prensa. En la misma, 35 jefes de Estado, varios políticos, líderes religiosos, milicias y organizaciones criminales, copan los primeros puestos. La censura, el encarcelamiento, la tortura o el asesinato son el modus operandi habitual.

Las fuerzas armadas de los países, en algunos casos, o leyes antiterroristas, delitos de lesa majestad o la asfixia financiera son los mecanismos más frecuentes de los que se valen los poderosos para acallar a los profesionales de la información.


El veto y el deseo de callar a la prensa – sobre todo si va en contra de tus intereses- no es nada nuevo. Sin embargo, lejos de quedarse como una rémora del pasado, cada año, se producen nuevas incorporaciones. Entre estos “nuevos fichajes”, destaca Erdogan, presidente de Turquía y controlador de los principales grupos de prensa del país. Valiéndose del fallido golpe de estado del julio pasado, detuvo a más de 200 periodistas y cerró más de 100 medios.

Por detrás, y no muy lejos de Erdogan, entra con fuerza el presidente de Egipto, Al Sisi, quien alcanzó el poder tras un golpe de Estado militar en 2013. Entre sus preferencias, las redadas masivas, las detenciones arbitrarias y la persecución a todo lo que tenga relación con los Hermanos Musulmanes, una influyente organización integrista del mundo árabe y musulmán.

El Estado Islámico (EI) es la organización que con más fuerza entra en la lista de RSF de los depredadores de la libertad de prensa, como uno de los ejecutores más crueles y virulentos en sus ataques contra la libertad de prensa y los propios periodistas.

De esta última lista también hay que destacar alguna salida. En la mayoría de los casos porque los dirigentes han abandonado el poder, en otros, por muerte. Entre los casos más destacados, el del grupo rebelde paramilitar de Colombia, las FARC, con la firma del acuerdo de paz con el gobierno, aún por ratificar tras el no del referéndum.

Además de los ya citados, también tenemos ejemplos de persecución periodística en Venezuela con Maduro, así como en Tailandia, Burundi, Arabia Saudí o México, países en los que ser periodista es una amenaza para los que mandan y en los que informar se convierte, desgraciadamente, en una cuestión de vida o muerte.

Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: