La Orquesta Filarmónica de Viena y la restitución de «Port-en-Bessin»

5/5 (3)

Después de más de 70 años «Port-en-Bessin», la obra de Paul Signac será devuelta a los herederos de Marcel Koch

La Orquesta Filarmónica de Viena y una restitución histórica
Port-en-Bessin, de Paul Signac

Después de más de 70 años que «Port-en-Bessin», la obra de Paul Signac, permaneciera como propiedad de la Orquesta Filarmónica de Viena, se ha informado en el semanario austríaco su devolución a los herederos de Marcel Koch, propietario original de la misma, quienes habrían decidido subastarla en la Ciudad de París.

Paul Signac (1863-1935) fue un pintor francés atraído especialmente por el impresionismo de Claude Monet que a partir de 1890 pasó ser el abanderado del puntillismo y la voz autorizada del neoimpresionismo.

Según el semanario austríaco Profil, el cuadro está valorado en medio millón de dólares y fue recibido por la Orquesta en 1940 como pago por actuar en la Francia ocupada, a instancias de un jefe de la policía secreta nazi.

Desde 2013 una historiadora austríaca, investigó el origen del cuadro para poder devolverlo y ese mismo año La Filarmónica de Viena publicó un estudio histórico sobre su pasado en el nazismo. Estudio que evidenció que la mitad de los 123 filarmónicos de la época (de 1938 a 1945) eran militantes del partido nazi, cinco músicos judíos fueron asesinados y otra decena tuvo que huir del país. La orquesta estuvo profundamente involucrada en el nazismo bajo el III Reich y también después de la derrota del régimen de Hitler.


Según Wanda Rudich (EFE), una medalla dedicada a Adolf Hitler y un anillo de honor para un criminal de guerra nazi en los años sesenta son algunos de los nuevos datos del oscuro pasado de la mundialmente reconocida Orquesta Filarmónica de Viena.

Claudia Flekatsch-Kapsamer, portavoz de la orquesta, explicó en declaraciones a Efe que se darán los pasos necesarios para que de ser posible, la devolución se haga efectiva antes de la navidad 2016 pero sin precisar la fecha exacta.

La data de la restitución de la obra de Paul Signac a sus verdaderos dueños es importante si se tiene en cuenta que la Filarmónica de Viena protagoniza cada año, 1 de enero por la mañana del Concierto de Año Nuevo, en la Sala Dorada llamada la Musikverein de Viena, Austria. El mismo programa se interpreta también el 30 de diciembre con carácter de ensayo general y el 31 de diciembre como “Concierto de San Silvestre”. Este concierto es transmitido en directo a todo el mundo para una audiencia estimada en 1000 millones de personas en 70 países.

 

Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: