Muere Manolo Tena, la voz rebelde de la Movida

Este lunes lluvioso y gris se ha apagado para siempre la voz rasgada de Manolo Tena.  El cantautor pacense, fallecido a los 64 años, era, es y será uno de los iconos de la música española.

Muere Manolo Tena
Muere Manolo Tena

Su trascendencia y legado le sitúan en el epicentro de una extraordinaria generación de artistas: la Movida. Manolo y sus colegas –en el sentido polisémico del término- trajeron la  la vanguardia con mayúsculas al panorama cultural de la nación.

Con su fertilidad creativa se alumbró la modernidad y se dio carpetazo a la tétrica etapa de la dictadura. Su marcha deja huérfanos a toda esa legión -inmensa minoría- de fans. Hoy las melodías se tornan tristes y se visten de riguroso luto en su recuerdo. Manolo ya está junto a sus amigos Antonio Flores, Enrique Urquijo y Antonio Vega. Como Tena hacía en recuerdo de esos compañeros desaparecidos, hoy muchos se servirán un vaso de whisky y lo depositarán en un rincón para que el paso del tiempo lo consuma. No hay mejor homenaje a esos espíritus rebeldes. Con los citados, el autor de Sangre española, compartió talento y  un  tenebroso “viaje que sólo ellos comprendieron”. Hoy en la noche madrileña, en garitos como el Penta, La Vía Láctea o El Sol, llorarán música en su recuerdo. Y la madrugada de esta plúmbea primavera, más fría que de costumbre, extrañará su ausencia.

Cucharada y Alarma, primera etapa

En el plano artístico, Tena fue un poeta musical, capaz de transmitir los sentimientos más profundos con extremada sencillez. Desde sus inicios, a finales de los 70, dejó patente su talento. Primero, al crear en 1977 la banda de rock urbano y castizo Cucharada, con la que gritó al mundo “Quiero bailar rock and roll“. Eran tiempos de ritmos rápidos y letras ligeras y reivindicativas, inspiradas en el costumbrismo de barrios proletarios; lo habitual en aquella juventud. Posteriormente y con la incipiente democracia, en 1981 formó el grupo Alarma. El sonido estridente de las guitarras eléctricas se atempera, los compases se ralentizan y las letras, rebosantes de sensibilidad –nunca de sensiblería-, van emergiendo con una calidad inusitada. Que nadie crea que es una exageración, pero su sonido recordaba a The Police.

A mediados de los 80, en plena Edad de Oro de la creación cultural, ésta invade a través de sus múltiples disciplinas e indisciplinas, todos los rincones de Madrid y del resto de España.  Precisamente, inmerso en esa atmósfera Manolo compone Frío, uno de los temas más desgarradoramente bellos de su carrera. Una loa que condensa en cada estrofa un homenaje a esas desafecciones que afligen el corazón. Porque como decía el maestro Enrique Urquijo: “la buena música debe ser triste”. Tena se va convirtiendo en un trovador del desamor, en un rebelde sin causa, unas veces, y con ella, en otras. En el mencionado single se siente juguete de la desesperación y padece una vida que llena su alma vacía. Desgarradora descripción de sí mismo; calma que precede y anuncia la tormenta. En los alegres y transgresores 80 se vive la efervescencia de la libertad sin límites, tras muchos años de represión. Pero, como cantaba Enrique Urquijo: “siempre hay un precio, que tienes que pagar”. Y la droga se lo cobró. Concretamente, la heroína, se convirtió en la reina de la noche… y del día. Su veneno hizo rehenes y esclavos a una generación entera de jóvenes que emulaban al ídolo Lou Reed en Heroine.

Manolo no era ajeno a esta moda. Transitaba por un precipicio, por una montaña rusa existencial. Y combatió, unas veces con éxito y otras sin él, contra esas debilidades que le acompañaban en los momentos de soledad, de dudas, siempre aquejado de una baja autoestima.

Carrera en solitario

Con la llegada de los 90 la carrera del madrileño de adopción toma un rumbo en solitario. Su único compañero de viaje fueron el éxito comercial, y el -tardío- reconocimiento de la crítica y del público. Así, en 1992 edita el trabajo Sangre española cuyo sencillo homónimo se convierte en un bombazo y con el paso del tiempo se transforma en un clásico. Con su voz rasgada, pero rebosante de lirismo, y con sus canciones, versos compuestos con los jirones de su corazón, describe las más bellas emociones extraídas del fondo del alma. Sin embargo, Manolo con su desconocido puntillo de ironía y guasa, nos recomienda en otro exitazo Tocar madera,  que “con la escalera y con el trece, mejor no tentar la suerte”.  A ese periodo de gloria y fama, le sucedió otro de infierno y oscuridad. Los defectos que acompañan a cualquier genio, tomaron el mando de su vida. Y descendió a regiones lúgubres habitadas por personajes de Poe o Baudelaire.

El silencio se convirtió en su seña de identidad y el intérprete concentró sus fuerzas en luchar contra esos monstruos que pretendían devorarle. Finalmente, con la llegada del nuevo siglo, salió victorioso de ese combate, aunque con demasiadas cicatrices en su anatomía y en su alma. E ironías de la vida, ahora que había declarado que estaba mejor que nunca, y que había estrenado nuevo disco, “Casualidades”, el primero desde aquel Canciones nuevas de 2008, se lo ha llevado por delante esa maldita enfermedad cuya palabra no quiero nombrar. Fue un indómito, cuyo legado de 40 años de carrera, con sus luces y sombras, dejan una huella indeleble en la banda sonora original de muchos de sus seguidores. Y como él decía: “Soy un verso que está equivocado a la espera de que la muerte deje caer el telón”. Hasta siempre, maestro y gracias por tanto como le diste a la música.

Valora este artículo

Sobre Javi Prieto

Javi Prieto
Editor. Sólo sé que no sé nada, pero trato de aprender Alquimista de la comunicación, fabricante de palabras, frases, párrafos y pensamientos. Amante de la palabra escrita, el mundo del motor, el tenis, la literatura clásica, historia de la II Guerra Mundial y de las mascotas.

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: