No hay nada más antidemocrático que desconocer el voto popular

5/5 (8)

Todos sabemos que la justicia en Estados Unidos es corrupta y la aplican de manera sesgada, selectiva e injusta en miles de casos

Ya sabemos qué pasó con Bush y no quiero imaginar qué pueda pasar con Trump
Ya sabemos qué pasó con Bush y no quiero imaginar qué pueda pasar con Trump

Siempre se ha considerado a Estados Unidos como el adalid de la democracia en el mundo, pero aquellos que se ufanan de manifestarlo, se olvidan que la nación tiene un sistema electoral arcaico, no por la ausencia de medios tecnológicos, sino por la existencia del colegio electoral.

A pesar de los grandes avances tecnológicos, esa ventaja es aprovechada por los corruptos políticos para manipular a su antojo los votos depositados por los electores en cualquiera de las formas previstas. Yo no puedo defender ni a la señora Hillary Clinton ni al señor Donald Trump porque ambos son corruptos. Ninguno representa los intereses de las clases media y pobre, ambos representan los intereses de Wall Street.

Este escrito, sin embargo, no pretende analizar, ni siquiera someramente, el nivel de corrupción de los dos personajes; lo que pretendo es expresar, modestamente, el deseo de millones de americanos de que se haga una reforma constitucional o una enmienda que elimine el colegio electoral.

En cualquier país que se precie de ser democrático, el ganador o la ganadora del voto popular es quien debe posicionarse como presidente, como primer ministro, o como presidente del gobierno. En el caso particular de estados unidos, la señora Hillary ganó el voto popular con 65.527.625 votos, pero perdió la elección frente al señor Trump que solo obtuvo 62.851.436 votos.

La señora Clinton pudo solicitar el recuento de los votos pero se abstuvo. Quien lo hizo fue la señora Jill Stein, candidata por el partido verde y a quien un juez federal le negó la pretensión con el argumento de que ella no tiene ninguna posibilidad de ganar la elección.

Todos sabemos que la justicia en Estados Unidos es corrupta y la aplican de manera sesgada, selectiva e injusta en miles de casos. Para el recuento de votos se exigió el pago de una fianza y sufragar el costo, de forma que con esos requisitos impuestos se hiciera más difícil conseguir el objetivo. Como puede observarse, no se obtuvo, y quienes se opusieron —miembros del partido republicano— lograron que un juez federal cohonestara el fraude y, por ende, coadyuvara a restringir la democracia y se desconociera la voluntad popular.

Recordemos que la justicia siempre favorecerá a quienes más dinero tienen, o sea, a los republicanos. Con ésta elección, y repitiendo lo acontecido en la elección de George Walker Bush, el colegio electoral desconoció la voluntad popular. Ya sabemos qué pasó con Bush y no quiero imaginar qué pueda pasar con Trump. Pienso que el sistema electoral de Estados Unidos desconoce la voluntad popular tal y como ocurre en una república bananera como Nicaragua o en una petrolera como Venezuela.

En Estados Unidos lo que impera es una cuasi-dictadura de jueces y policías soportada por unos políticos corruptos que se lucran de las falencias de una pseudo-democracia. No hay nada más antidemocrático que desconocer el voto popular.

Valora este artículo

Sobre Johnnie A Kerner

Colaborador. Trabajo como Paralegal y Traductor. Escribo en Inglés y en Español. Conozco la idiosincrasia de las personas de algunos países. Me gusta escribir sobre política, religión, salud, comportamientos antisociales, etc. No suministro información sobre mi vida privada por problemas de seguridad.

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: