Oncólogos chinos logran frenar el cáncer con genes manipulados

5/5 (9)

Un grupo de oncólogos chinos inyectan, por primera vez, genes manipulados con el fin de frenar el cáncer.

Oncólogos chinos logran frenar el cáncer con genes manipulados.
Oncólogos chinos logran frenar el cáncer con genes manipulados.

El ensayo, publicado en la revista científica ‘Nature’ y realizado en un hospital de China, ha sido más simple y eficiente que otras técnicas empleadas con anterioridad y abre una nueva puerta a la investigación en su lucha por frenar el cáncer gracias a la manipulación genética.

En el ensayo participó un paciente con un cáncer de pulmón muy agresivo. Para el mismo, el grupo de oncólogos inyectó al paciente genes manipulados con el fin de mejorar la capacidad de respuesta de las células inmunes y con ello, realizar un ataca más virulento y efectivo al cáncer en cuestión. Para la manipulación de los genes participantes se utilizó una revolucionaria técnica que recibe el nombre de CRISPR.

Según la información publicada en la revista, el ensayo tuvo lugar el pasado 28 de octubre en el West China Hospital bajo la dirección del oncólogo Lu You y ha recibido la aprobación del comité de revisión ética del hospital.

El empleo de la manipulación genética– que lleva trabajándose años en la comunidad científica- levanta suspicacias, pero China no es el único país que ha optado por esta nueva y revolucionaria técnica. EEUU también ha dado el visto bueno para su puesta en marcha y, según sus previsiones, empezarán sus ensayos con tres pacientes con distintos tipos de cáncer a comienzos del año que viene.

Anteriormente – en 2014-, los investigadores habían usado otras técnicas como la denominada “tijeras celulares” mediante la cual se atacaban y destruían las células inmunes incrementando su resistencia al virus, suponiendo un gran avance en la terapia del VIH.

¿En qué consiste esta nueva técnica?

Los oncólogos obtuvieron células inmunes de la sangre del paciente y desactivaron de ella un gen usando la CRISPRCas9 que contiene una guía molecular que puede programarse para indicar a la enzima dónde cortar y el gen desactivado codifica la proteína PD1 frena la respuesta inmune de una célula. Con esta situación es cuando el cáncer aprovecha para proliferar y propagarse por el organismo.

Por ello, se cultivaron las células modificadas con el propósito de multiplicar su número y se inyectan, de vuelta, al paciente. Sin ese PD-1, las células serán capaces de atacar y derrotar al cáncer.

El doctor Lu resalta en la revista el éxito de esta primera inyección y asegura que el paciente se someterá a una segunda inyección. El grupo de oncólogos tiene previsto incluir en el ensayo a diez personas más que recibirán entre una y cuatro inyecciones, dependiendo de los casos, y que servirá para un estudio final más exhaustivo.

Sin duda, y a expensas de los resultados finales, se trata de un avance importante en la lucha contra la enfermedad más mortífera de nuestra era. El entusiasmo de la comunidad científica con este nuevo ensayo deja claro la importancia de este nuevo paso.

Valora este artículo

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: