El Sol morirá en 5.000 millones de años, según la NASA

5/5 (2)

En una imagen tomada por un telescopio de la NASA, se muestra cómo el Sol morirá dentro de varios miles de años.

El Sol morirá en 5.000 años.
El Sol morirá en 5.000 años.

¿Es posible la vida sin el Sol? ¿Tiene fecha de caducidad el Astro Rey? A tenor de lo difundido por la NASA, parece que sí. Lo bueno es que ninguno de los que ahora estamos leyendo esto lo “sufriremos” ya que la agencia data la muerte del Sol dentro de 5.000 millones de años.

En una imagen difundida por la NASA, su telescopio espacial ‘Hubble’ muestra el colorido “adiós” de una estrella similar al Sol que se quemará y envolverá con restos estelares las nebulosas planetarias restantes. La estrella de la imagen, conocida con el nombre de NGC2440, tiene en su núcleo un cuerpo de menor tamaño – enana blanca- , de color blanco capaz de alcanzar una temperatura de más de 200.000 grados Celsius.

La estrella fotografiada- en la fase final de su existencia- está despojándose de las capas de gas exteriores que la conforman dejando a la vista su núcleo. En esta situación moribunda, la luz ultravioleta de la estrella hace que la materia que la forma brille más intensamente.

El color del material expulsado por la estrella (en este caso la luz ultravioleta), depende de la composición y densidad de la materia, así como de lo cerca que esté de la estrella central caliente o enana blanca. Por ejemplo, el color predominante será azul si contiene helio, azul tirando a verde si es oxígeno y rojo si la composición mayoritaria es de nitrógeno o hidrógeno.

Según las previsiones, similar devenir tendrá el Sol en aproximadamente 5.000 millones de años: se quemará y se envolverá con restos estelares tal y como se ha comprobado en la estrella NGC2440.

Las reliquias estelares (restos de estrellas) son entes comunes en la Vía Láctea y reciben el nombre de nebulosas planetarias. Precisamente la NGC2440 es una de ellas y la que tiene la enana blanca más caliente conocida hasta el momento.

La estructura de las nebulosas planetarias es caótica ya que su formación no se hace de una vez sino en varios procesos. Durante cada explosión, la estrella principal libera material y no siempre en la misma dirección.

Además de tener una estructura caótica, la nebulosa es rica en nubes de polvo las cuales no siempre van en la misma dirección que la nebulosa. Es más, lo más común, es que vayan en dirección opuesta. Por ejemplo, la NGC2440 se encuentra a más de 4.000 años luz de la Tierra en dirección a la constelación austral de Popa, según informa la propia NASA.


Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: