Menos de una semana para que estalle la Tercera Guerra Mundial

5/5 (7)

Y se cumpla así la profecía de Nostradamus, esa que dice que la Tercera Guerra Mundial, con mayúsculas, estallará en 2016

Una guerra entre el este y el oeste, oriente y occidente | TheHilaryClark
Una guerra entre el este y el oeste, oriente y occidente | TheHilaryClark

De guerras futuras mucho supo Michael de Nostradamus. Aquellos fieles seguidores y estudiosos del astrólogo han dicho una y mil veces que sus Centurias predijeron la Primera, la Segunda y la de El Golfo, entre otras. Es cuestión de jeroglífico el querer ver, en muchas ocasiones, aquello que el ansia desea.

De ilustrados ascendientes

Astronomía o astrología, lo que no se puede negar es que Nostradamus no fue un iletrado. Muy al contrario, además de ser el más famoso de todos los adivinos que ha dado la Historia, el de la Provenza descendía por ambos progenitores de familias cuyos miembros pasaban en su época por sabios matemáticos. Estos mismos fueron quienes se afanaron en delegar su conocimiento en Michael desde infante. Cosa suya fue que su memoria prodigiosa le hiciese sobresalir siempre por encima del resto en cuanto a saber se refiere, y le facilitase la tarea de estudiar filosofía, medicina y letras con poco más de 20 años.

Algunos de sus vaticinios se cumplieron en el presente de entonces. Ese es el caso, por ejemplo, del reconocimiento de Felice Peretti como futuro Papa cuando pasaba por la vida como un ruinoso y miserable franciscano, o el de la cura milagrosa de la esterilidad de Catalina de Médicis, quien, tras tomar una de las pócimas portentosas de Nostradamus, empezó a parir a lo loco hasta engrosar con diez vástagos su lista dinástica.

Pero las Centurias de Nostradamus, que llegan sin orden cronológico hasta el año 3797, no son para cualquiera. No porque no se puedan encontrar, sino porque su lenguaje «oscuro», como él mismo lo definía, se arrima más a trabalenguas que a vaticinio en verso. Un ejemplo de esto es la Batalla de Lepanto de 1571 que define así:

«A las Españas llegará un rey muy poderoso
por mar y por tierra subyugando nuestro mediodía.
Este mal hará rebajando la Media Luna
bajar las alas a los del viernes.

Es decir, Felipe II, París, otomanos.

La guerra tercera del mundo

Aparte de la erupción del Vesubio y del calentamiento global, la Tercera Guerra Mundial es sin duda la visión del profeta que más nos vale tener en cuenta. A escépticos o no, que la guerra se ve venir en las dos concepciones. Serán dos potencias —o tres, según la fuente consultada— enfrentadas en una guerra nuclear que terminará, tras 27 años, por finiquitar a Gea y con ella a todos los que nos afanamos por vivir como buenamente podemos.

Una guerra entre el este y el oeste, oriente y occidente, que llegará precedida de un cometa, de la muerte del Papa y de la invasión de Italia. Por cierto que hay alguno que ve también cómo el profeta advirtió de Trump, y otros que vislumbran a los comunistas rondando en la Centuria IV, cuarteta 33, que es la que, supuestamente, predice el asesinato del pontífice. Dice así:

«Júpiter unido más a Venus que a la Luna,
apareciendo de plenitud blanca:
Venus escondida bajo la blancura de Neptuno,
por Marte golpeada con la grande rama».

¿Los comunistas? La grande rama, que no es roja, sino verde o marrón.

Después de estas tres catástrofes, Nostradamus asegura que entrará en escena un anticristo —otra vez— que «más que cualquier otro causará al mundo lutos, desolación y ruinas». Y después la paz se desparramará sobre la tierra hasta un día 11 de mayo. Entonces el airé dejará de ser diáfano y «la Tierra temblará y tragará a todos los espectadores» —otra vez— hasta que Dios y su ejército lleguen para vencer «a la demoníaca criatura que había querido escalar el cielo».

No se sabe si es acertado conocer el futuro, del que siempre se dice que se escurre de las manos. Mejor pensar que mañana siempre será mejor, y que las cuatro Centurias de Nostradamus —cien cuartetas cada una que fueron ampliadas con otros seis tomos en 1558— permiten a quien las lee dejar volar su mente hasta el lugar en el que más cómoda esté.


Valora este artículo

Uso de cookies

Aquí Actualidad utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Si te ha gustado,
¡compártelo!








A %d blogueros les gusta esto: