Último acto

5/5 (3)

Inicialmente sólo podía tener 100 palabras. Hice varias versiones variando el narrador. Me gustó dejarlo con el narrador que lo ve todo.

Último acto

Desde hacía dos años, seis días a la semana, con una puntualidad británica, Juan se dirigía a la vieja librería. Solo los lunes, su día de descanso, la angustia y la ansiedad se apoderaban de él. Al contrario que a la mayoría de los mortales, la rutina diaria le llenaba de optimismo y entusiasmo.

En la entrada de la librería se amontonaban las ofertas semanales y los libros más vendidos. Juan nunca se paraba, su objetivo era subir a la zona donde se encontraban las viejas ediciones y aquellos incunables con los que tanto disfrutaba.

Comenzó a subir las escaleras. Llegó el momento en el que el tiempo parecía detenerse, al oír el crujido de la vieja y reseca madera del tercer escalón. Era el principio del fin, su corazón se aceleraba. Aquellas sensaciones no eran parte del guión, habían surgido desde el primer día de manera imprevista.


Allí estaba Clara, con un libro entre sus manos. Nunca los miraba, los acariciaba mientras pasaba sus páginas. Ella percibió su presencia y en su cara se dibujó un gesto de alegría. Mostraba sorpresa, pero la realidad no era así. Se aproximaron y se besaron en las mejillas.

Juan le dijo que el encuentro no era fortuito, que en ese momento ambos estaban representando una obra de teatro y que estaban en el último acto. Clara mostró una sonrisa nerviosa, dijo que era imposible. Juan insistió, le indicó que el público los estaba observando. Ella no los podía ver, hacía mucho tiempo que sus ojos se habían cerrado.

Empezó a mostrarse contrariada y ante la insistencia de Juan intentó separarse agitando los brazos, el resto del cuerpo estaba paralizado. Las lágrimas empezaron a resbalar por sus mejillas, Juan la acarició y ambos se fundieron en un cálido abrazo.

El público en pie aplaudía, los dos cogidos de la mano mostraban una gran sonrisa mientras miraban al auditorio, ella no podía verlos, los sentía como a aquellos libros que acariciaba.

Valora este artículo

A %d blogueros les gusta esto: