5/5 (2)

Los estudios demográficos coinciden en recalcar la importancia de las mujeres para el futuro de la sociedad, aunque la brecha laboral de género persiste. 

La brecha laboral entre hombres y mujeres se extiende al plano organizacional.
La brecha laboral entre hombres y mujeres se extiende al plano organizacional.

La diferencia entre el hombre y la mujer en el ámbito laboral persiste a pesar de los numerosos estudios que muestran una desigualdad latente e injustificada en términos productivos. Más allá, esta situación se articula tanto en el aspecto salarial como en el organizacional como se desprende de las conclusiones de ‘La organización (o no) de la sociedad del futuro’ que advierte que  sólo el 14% de las mujeres llega a puestos de relevancia en los consejos de administración de las empresas, y el 22%, a puestos directivos, pese a concentrar el 80% del poder de consumo.

Además, en términos macroeconómicos, el consumo minorista, entendido como el que se enmarca en el comercio, supone actualmente una aportación al Producto Interior Bruto (PIB) del 20% en 2014, y alcanza los 204.260 millones de euros según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el evento anteriormente mencinado, Francisco Abad, fundador de Empresa y Sociedad destacó el papel de las personas a la hora de transformar la economía frente a las organizaciones y el papel de la tecnología en el proceso. “Todos usamos infinitamente más tecnología a nivel privado que en el trabajo o en las organizaciones con las que nos relacionamos, aunque son ellas las que presumen de innovación”. Asimismo, aseguró que “conseguiremos antes que ellas que convivan una sociedad tecnológica y envejecida, individualista y colaborativa, disruptiva y tradicional, robótica y humana, mitómana e iconoclasta, con y sin trabajo… Un caos organizativo, o no”.

La brecha salarial entre hombre y mujer, el otro mal endémico

Según el informe «La falta de políticas de igualdad en el empleo incrementa la brecha salarial» analiza el salario bruto medio anual de los hombres -25.727 euros- y de las mujeres -19.744 euros- de la última Encuesta de Estructura Salarial elaborada en 2014.

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, advierte del aumento de la brecha, por salario bruto anual en ese periodo, que ha pasado desde el 22,55% en 2010, al 23,25% en 2014.

Sólo en el sector de las industrias extractivas la brecha salarial se invierte en detrimento de los hombres (19,2%), ya que «el escaso número de mujeres que trabajan en ese sector, lo hacen en posiciones mejor remuneradas en puestos de mayor responsabilidad».

Valora este artículo