4.13/5 (8)

Este fin de semana se disputa el GP de Europa 2016 donde Mercedes quiere mantener su hegemonía y los españoles, alcanzar la Q3 .

El GP de Europa 2016 se disputa en Bakú, capital de Azerbaiyán
El GP de Europa 2016 se disputa en Bakú, capital de Azerbaiyán

Mercedes AMG afronta el GP de Europa 2016 de F1 que se celebra este fin de semana en Bakú, capital de Azerbayán, octava prueba del Mundial, con la intención de conservar la distancia con Ferrari y Red Bull. Por el contrario, estas dos escuderías, que han progresado últimamente, quieren hacerle sombra al gigante de la estrella. La Scudería llega con la intención de confirmar su evolución y los coches azules subirse al podio. Los españoles nuevamente buscan colarse en la Q3, pero la alta velocidad del trazado no se lo pondrá fácil.

Mercedes quiere mantener a raya a Ferrari y Red Bull

La formación de Brackley ha aterrizado en Azerbayán, GP de Europa 2016, con la intención de mantener el espacio hegemónico que ocupan en la clasificación. Son conscientes de que sus competidores han trabajado duro y pretenden asaltar el lugar de honor que ocupan. Las características del trazado, muy rápido, favorece a los propulsores eficientes como el que monta el W07. Además de la competencia externa, el mayor quebradero de cabeza para Toto Wolff será controlar la lucha fratricida entre sus dos pilotos.

Lewis Hamilton ha ganado las dos últimas carreras y ya acaricia el liderato. De él ya sólo le separan 9 puntos al inglés que parece estar en racha. El 44 de Mercedes ha dejado atrás un inicio de curso vacilante. Y lo que es más importante, ha recobrado la confianza tras reducir 35 puntos, en tan solo dos carreras. El tricampeón está lanzado y busca una nueva victoria que desbanque del trono a su gran rival Nico Rosberg. El alemán, al contrario que su compañero, ha entrado en una crisis de resultados y conducción. Tras el cero en Barcelona, fue séptimo en Montecarlo y quinto en Canadá. Parece haber comenzado a sentir la presión de Lewis. Si quiere sacudirse la fama de competidor blando que se arruga cuando los rivales le atacan al límite, tendría que vencer en las calles de Bakú.

Ferrari persigue ratificar las buenas sensaciones de Montreal. Allí se comprobó que las incorporaciones habían elevado su nivel prestacional. Sebastian Vettel busca el primer galardón del año y resarcirse de la victoria que se le escapó por un error estratégico cometido desde el muro. El teutón se había mostrado en las últimas semanas muy decepcionado con el pobre ritmo de su SFH-16. Y la prensa italiana le había criticado por ello. Kimi Raikkonen, pendiente de su hipotética renovación, espera firmar una buena actuación en las avenidas azeríes. En Maranello ya solo les vale el triunfo como forma de aliviar la tensa atmósfera que les envuelve.

Red Bull tendrá que pelear con los coches rojos por el segundo escalón de la clasificación. La competencia será dura en esa zona. En Canadá los resultados no fueron los esperados y pretende resacirse de ello en las orillas del mar Caspio. Max Verstappen, rozó el podio en las Isla de Notre Dame donde buscaba estar entre los tres primeros. Peor le fue a su compañero Daniel Ricciardo tras terminar séptimo por un nuevo problema en el pit stop. Los errores de sus mecánicos le están impidiendo estar más arriba. La eficacia del chasis del RB12 podría ser un buen aliado para alcanzar un gran resultado este fin de semana. No obstante, no le va a resultar sencillo porque este autódromo urbano exige una gran potencia a los motores. Y su bólido todavía no está al máximo nivel en esta faceta.

Los españoles buscan la zona de puntos

Fernando Alonso, a pesar de las carencias de su MP4-31, se ha mostrado deseoso de competir en un escenario nuevo y emocionante del GP de Europa 2016. En Canadá las mejoras del turbo y combustible no se reflejaron en la pista. Resultaron un fracaso que le dejó al ovetense fuera de la posición de los puntos. Pero, ¡ojo! porque cuando se compite en un circuito nuevo las diferencias se acortan y el talento de los pilotos toma gran protagonismo. El ovetense, demostrará una semana más, su determinación y calidad para exprimir al máximo su monoplaza. Llegar a la Q3 por tercera vez esta temporada es un sueño y un objetivo realizables, aunque muy, muy complejos.

Su compañero Jenson Button, con idénticas metas que el asturiano, ha mostrado su disconformidad con las medidas de seguridad del trazado.

Carlos Sainz, cada día más sólido en su pilotaje, se ha presentado en esta zona del Cáucaso con la moral por las nubes. Y no es para menos, porque la remontada desde la vigésima hasta la novena plaza que protagonizó en Montreal fue impresionante. El madrileño, sin las declaraciones altisonantes de su excompañero Max Verstappen, disfruta de uno de sus mejores momentos del año. En Bakú no lo va a tener fácil, pero con su regularidad optará a estar entre los diez primeros. Y de paso, continuará reivindicando en la pista un volante de calidad para 2017. Si sigue como hasta ahora, ofertas no le faltarán

Un circuito imprevisible y poco seguro

El circuito de Bakú ocupa una distancia de 6006 metros, con 20 curvas rápidas, la recta más larga del calendario, con 2,1 kms, una velocidad punta de 340 kms/h y tramos callejeros extremadamente estrechos.

Es evidente que Bernie Ecclestone, como dueño del espectáculo, desea abrir nuevos horizontes para promocionar su negocio. Por ello, el Gran Circo se traslada en ocasiones a países donde la escasa o nula afición por el automovilismo, muestra circuitos con las gradas semi vacías. Y lo hace con el único objetivo de hacer caja cobrando el jugoso canon que deben abonar los anfitriones de los Grandes Premios.

Pero en esta ocasión, y con el emplazamiento del GP de Europa 2016 se ha pasado. Varios sectores del trazado pueden resultar potencialmente peligrosos y estrechos, entre otras cosas, porque en algunos de ellos no hay espacio suficiente anchura ni espacio para haber situado escapatorias. La seguridad debe ser siempre la máxima prioridad en una competición donde el riesgo y el peligro conviven con la gloria. Por eso que los pilotos tengan que competir durante este fin de semana por curvas como la número 8 que discurre junto a una ¡muralla y un torreón medievales! no es lo más recomendable. Y así lo han manifestado algunos corredores como Jensson Button. Esperemos que por su bien, todo salga bien.

Valora este artículo