4.33/5 (3)

España ha registrado una subida en la producción de todos los tipos de aceros: al carbono, inoxidables y aceros aleados.

Crece la producción de acero en España
Crece la producción de acero en España

Cuando pensamos en el PIB español, en los sectores económicos en los que destacamos y somos punteros, a todos se nos viene a la cabeza el turismo, el aceite y otros productos de la presumible dieta mediterránea, o gigantes empresariales como Zara o el Banco Santander. Pero España, pese a haberse inclinado en los últimos años hacia el sector terciario como principal fuente de ingresos, ha sido y es una potencia industrial que poco se pone de manifiesto.

Desde los años en el que Barcelona era la Manchester española hasta el Bilbao de Altos Hornos pre-Guggenheim, en nuestro país no se ha dejado de producir industrialmente, y prueba de ello es el sector del acero, que, presumiblemente, cierra el año fiscal con una producción nada desdeñable de 14,8 millones de toneladas.

Los números del acero en España

Atendiendo a este año fiscal al que hemos hecho referencia correspondiente al periodo de 2015, la producción de acero bruto de la industria siderúrgica española creció un 4,2%, alcanzando el volumen de los 14,8 millones de toneladas. Subió la producción en todos los tipos de aceros producidos: aceros al carbono, aceros inoxidables y aceros aleados.

Para darnos cuenta de la magnificencia de estos números, sólo tenemos que compararlos con los registrados en el sector agrario, del que España es una superpotencia, produciendo 149,2 millones de toneladas de trigo y 60,9 de cebada.

Mayor alcance tiene el peso de la siderurgia en el país si nos centramos en las regiones donde mayor producción de acero existe, como es el caso de Asturias y País Vasco, donde el peso de estos metales en su economía alcanza el 15% del PIB, por un valor en torno a los 2.500 millones de euros anuales.

¿Y respecto a la producción en el mundo?

En todo el planeta se producen anualmente 1.600 millones de toneladas aproximadamente, de las cuales la mitad, en torno a los 800  millones, corresponden sólo a China, 165 a la Unión Europea, 110 a Japón y 87 a Estados Unidos, por nombrar algunas de las principales potencias que intentan hacer sombra al gigante asiático.

España se situaría en torno al puesto 16, compitiendo directamente con otros países tradicionalmente industrializados como Reino Unido (puesto 18 con 11,9 millones) o Francia (puesto 14 con 15,7 millones).

Usos del acero en España

¿Y a qué destinamos la mayoría de la producción de acero en España? Principalmente a dos usos de los que también somos una de las potencias cabeceras en el mundo: el sector automovilístico y el de la construcción, aunque con un protagonismo cada vez más creciente de las llamadas manufacturas metálicas (producción de piezas, trabajos de prensado de acero…).

La exportación directa de la producción también tiene un papel muy importante, sumando un total de 9,5 millones de toneladas las destinadas al mercado exterior en forma de productos siderúrgicos y de primera transformación, que traducido a millones de euros alcanzan un valor de aproximadamente 7.200.

Amenazas de la industria del acero en España

Como hemos podido ver, España sigue sacando pecho en industrias pesadas y puede presumir de ser una potente productora de los tres sectores económicos.

No obstante, en el caso de la producción de acero no lo es más debido a dos importantes factores: la disminución de la apuesta europea por este sector nacional, que se inclina más hacia el sector servicio en el caso de ofrecer apoyo a la producción de nuestro país, y, sobre todo, por la competencia desleal del gigante asiático, China, que como principal productor mundial impone unos costes y precios en el mercado demasiado competitivos, dejando en total desventaja al resto de países productores.

Aun así, la total recuperación de los dos sectores nacionales que referenciamos como mayores consumidores del acero español —el de la automoción y la construcción— vaticinan que al menos durante los próximos años se podrán mantener estos excelentes datos cosechados durante 2015.

Valora este artículo