5/5 (2)

Antonio Gala expone sus clásicos bastones junto a imágenes y objetos que nunca habían sido mostrados en público hasta ahora

Antonio Gala analiza su andadura vital haciendo un recorrido por su infancia y juventud
Antonio Gala analiza su andadura vital haciendo un recorrido por su infancia y juventud

Tras clausurar el pasado miércoles el Centro Andaluz de las Letras de Málaga, llega la Antonio Gala. Eterno y de cristal, una exposición que hace un recorrido didáctico por la vida y amplia obra de este destacado escritor andaluz de adopción, el cual ha sido nombrado por la Consejería de Cultura Autor del Año 2016. Anteriormente esta muestra ha estado en Córdoba, Jaén y Cádiz.

Desde el pasado 3 de octubre, la Fundación del propio escritor acoge esta exposición Recuerdos de Antonio Gala, con los agradecimientos de la Consejera por haber elegido Córdoba para depositar su obra.

La muestra hace un recorrido por toda una época en la que el autor se convirtió en uno de los favoritos de España, destacando la multitud de recortes de prensa donde han sido criticadas sus obras y poemas, así como innumerables entrevistas en televisión. En lo más personal, se incluye esa pequeña mesa con una incómoda silla de madera en la que el escritor comenzó su extensa producción de obras.

En esta vasta exposición sobre su obra y vida caben destacar gran parte de sus recuerdos, sus primeras ediciones, los manuscritos y premios y, sobre todo, su colección de bastones en los que siempre se ha apoyado y con los que todos le recordamos posando para la prensa y la televisión.

Objetos nunca antes expuestos

En esta exposición, de manera complementaria y paralela a su obra, analiza su andadura vital, haciendo un recorrido por su infancia y juventud, por su estrecha relación con la ciudad de Córdoba y Andalucía, por la propia Fundación que lleva su nombre y por la importancia en su vida de La Baltasara, su casa en Alhaurín el Grande, Málaga.

En ella contemplamos sus clásicos bastones, basándose esta parte de la muestra «en las palabras del propio Gala», estando acompañadas por imágenes y objetos que nunca han sido expuestos hasta ahora.

Al inicio de la muestra, el visitante podrá ver un breve audiovisual, Recuerdos de Antonio Gala, que presenta la vida del escritor. A continuación, unos paneles nos detallan sus publicaciones, así como la relación de premios y distinciones que ha reunido a lo largo de su carrera literaria.

«La alcaldesa eterna»

En la apertura de esta muestra permanente, la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía y exalcaldesa de Córdoba durante diez años, Rosa Aguilar, piropeo al escritor: «con Antonio he podido sonreír y también he compartido emociones».

Tras su discurso, Gala, correspondiendo a los halagos de Aguilar, señaló: «Una de las personas más queridas por mí y la que significa más para Córdoba es la que acaba de bajarse de aquí», llamándola «la alcaldesa eterna». «Si Córdoba no existiera, habría que inventarla», dijo Rosa Aguilar tras agradecer al insigne autor que hubiese querido que fuera Córdoba la ciudad permanente de esta exposición.

Gala, como es característico en él, respondió en un extenso discurso en el que aseguró que a su edad ya no se iría de Córdoba, continuando con una de sus diatribas sobre la juventud, la edad, la ancianidad y la cercanía con la muerte:

«No siempre seremos jóvenes. La veneración gratuita de una edad es una tontería. Existen viejos, imbéciles; todos conocemos a alguno. En menor número que jóvenes imbéciles. Claro, por la siempre razón de que la gente no llega siempre a vieja. Los viejos imbéciles lo son en grado insuperable».

Gala dijo haberse inventado aquella casa y dedicar «el fin de mi vida para la mejor juventud», en referencia a la fundación que lleva su nombre. «Siempre perdurará la belleza en el recuerdo. La vida transcurre desde la esperanza hasta el recuerdo», concluyó.

La exposición permanecerá abierta al público desde el 3 de octubre de manera permanente, de lunes a sábado en horario de 12.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas.

Valora este artículo