3 C
Madrid, España
jueves, febrero 22, 2018
Revolución Asturiana de 1934

Los 14 asturianos que se burlaron de los franquistas del Tineo

La Asturias de 1936 no podía con tanta lágrima, así es que Jesús Alba y sus camaradas debían escapar por el río Narcea como bien manda la geografía, que lo hace salir por la izquierda del Nalón

Los macabros gustos de Isabel Báthory, la Condesa Sangrienta

Isabel Báthory agujereaba los cuerpos de las muchachas repetidamente hasta verlos consumidos, algo que podía durar semanas. Todo por la eterna juventud

Cinco de las grandes torturas de la Historia

Pero no las únicas que mataban despacio, como el viento que va pasando. Torturas fuera de toda razón y sentido común

El robo de la joyería de Don Pedro se produjo en la calle Sierpes de Sevilla

Un robo maestro y un coronel desolado por la falta de...

El espectacular robo de la calle Sierpes sirvió para que se atendiesen las demandas de los policías, cuyo número era ya entonces demasiado bajo

Los barcos de la muerte: así se construyeron las Américas

Hasta el año 1700, casi 3 millones de personas de raza negra, esclavos, fueron transportados en los conocidos como barcos negreros. Más claro, agua.

Los melones (fruta) que mataron a Maximiliano I de Austria

El veraniego melón que ya en su día también fue favorito de Carlomagno terminó, supuestamente, con la vida de Maximiliano I de Austria.

Funda una civilización en cuatro sencillos pasos: Arqueología Experimental

Es Arqueología Experimental el reproducir la técnica del pasado para comprender el presente. Es respirar hoy el cómo empezó todo.

Regimiento de Granaderos a Caballo: una unidad modelo

Según algunos historiadores no ha existido una unidad orgánica dentro de las fuerzas militares de las naciones de América que ostente un historial de  servicios similar al Regimiento de Granaderos a Caballo José de San Martín.
Pío Baroja, el escritor de «Memorias» por excelencia

Capitán Mala Sombra, la tragedia de un desamor

Gotor se ofreció a matar. Y como de rivalidad andaba sobrado, Mala Sombra hizo lo propio jurando mancornar el que iba a torear el Ochavito, que era el más bravo de todos
El Padre Putas intentaba salvar las almas de las prostitutas y cuidar también de que sus cuerpos no volviesen a las andadas

Padre Putas, el sacerdote que custodiaba a las meretrices

Con la sangre alterada del todo, los hombres corrían locos de contentos hasta la orilla del Tormes para esperar las barcas que devolvían a las meretrices, con el Padre Putas a la cabeza