32 C
Madrid, España
Sábado, Julio 22, 2017
Último acto

Último acto

Último acto. Inicialmente sólo podía tener 100 palabras. Hice varias versiones variando el narrador. Me gustó dejarlo con el narrador que lo ve todo.
Lo teníamos todo, todo menos el…

Lo teníamos todo, todo menos él

Me ha dado por mirar al pasado, por recordar mi sacrificio, mi esfuerzo en llegar a ser la mujer que se esperaba de mí, e incluso superar esas expectativas.
Empezando a vivir. El despertar al amor

Empezando a vivir. El despertar al amor

Pero entonces Fran me habló de sexo explícitamente, de esas primeras experiencias de juegos solitarios en los que unos meses antes, en Navidad, había sido introducido por su primo del pueblo
A los dioses les gusta jugar

A los dioses les gusta jugar

No recuerdo cuál fue el origen de este cuento, creo que fue en un paseo cuando volvía del trabajo (...) "A los dioses les gusta jugar" de Pedro Sande.
En mi pensamiento, una sola idea: la de habérmela encontrado por la calle

Cuando ya nada esperas de la vida

Debí quedarme embobado mirándola. En mi pensamiento, una sola idea: la de habérmela encontrado por la calle

La magia es algo real

Ver a un mago me apasiona. En la magia es algo real, no hay trampa ni ilusión. Todo lo que veo, y lo que no veo, es real.
Recuerdos de la infancia

Recuerdos de la infancia

Fue un día en un autobús. A ella no la vi, me la imaginé. En parte fueron recuerdos de la infancia.

Vikingos

Soy de un país con muchos navegantes. Soy de un lugar con muchos marineros y con muchos marinos. Yo no soy vikingo. Alguna vez ocurrió algo parecido.

Luisín

Puse un montón de ingredientes, ya no los recuerdo. Imaginación, fantasía y algo de ilusión. Salió Luisín.
Comida familiar

Comida familiar

En esas comidas, excepto asesinatos, suele ocurrir de todo. Solo hace falta usar un poco de imaginación para deformar la realidad.