5/5 (3)

En verano, nuestro peor enemigo es el calor. No hagamos de nuestra alimentación otro frente a combatir para poder dormir bien.

La cena tiene mucho que ver con conseguir dormir bien.
Cenas pesadas, la cafeína o abusar de alimentos ricos en azúcares podrían entorpecer el sueño.

El verano y el fuerte calor pueden hacernos que suframos en la noche sin poder conciliar el sueño. Sin embargo, dormir en verano es igual o más importante que en otra época del año. Y es que descansar bien en la temporada estival nos ayudará a enfrentar un nuevo día, evitando así bajadas de tensión y mareos producidos por las altas temperaturas. Además, rendiremos mejor en el trabajo y estaremos más activos durante el día.

 

¿Qué podemos hacer para dormir bien en verano?

Quizás, jamás se nos haya ocurrido pensar la correlación que hay entre una buena alimentación y descansar de forma satisfactoria en la noche.

La importancia de comer bien, y sobre todo, de una buena alimentación a la hora de cenar será fundamental para poder conciliar el sueño. Con estos pequeños consejos para une buena alimentación (sobre todo a la hora de la cena), podrás descansar y conseguir un sueño reparador durante toda la noche.

Hacer la digestión es algo fundamental, sin embargo podría dar molestias hacerla acostados. Para evitar esas dolencias, lo mejor es que cenes dos horas antes de dormir. Así, podrás hacer la digestión sin preocuparte de que te siente mal la comida y sentado tranquilamente mientras disfrutas de una buena serie o película.

Cenas pesadas, la cafeína o abusar de alimentos ricos en azúcares podrían entorpecer el sueño.
Cenas pesadas, la cafeína o abusar de alimentos ricos en azúcares podrían entorpecer el sueño.

Comer frutos secos, semillas de chia o proteínas de animal harán hormona del sueño se active. Y es que estos alimentos producen la serotonina y la melatonina, las conocidas como la hormona del sueño, alimentos que además, son ricos en triptófano, el aminoácido de la felicidad. Además, si estos alimentos los combinas con carbohidratos de grano entero, ayudará todavía más a conseguir un sueño reparador.

Y para aquellos días en los que no tengas tanto tiempo para reposar entre la cena y la hora de dormir lo mejor es tomar menos alimentos y hacer una dieta ligera. Los mejores alimentos para esos días serán los mismos que la hora del desayuno. Alimentos como cereales, fruta o tostadas serán el aliado perfecto para aquellos días en los que cenes y te vayas a dormir.

Y aunque siempre se ha pensado que un buen vaso de leche antes de dormir nos llevará a dormir mejor, en realidad no es así. Tomar leche antes de irte a dormir podría darte dolor de estómago al despertarte, así que mejor, evitar este producto.

Para terminar, olvidarnos de tomar productos que contengan cafeína o demasiado azúcar las horas previas a dormir. Tampoco hacer cenas muy pesadas. Lo mejor es cenar ligero y no quedarnos con hambre, porque podríamos desvelarnos.

¡A descansar!

Valora este artículo