5/5 (47)

Lee esto si estás vendido por antiguos favores, si esperas recompensa de quien ejerce violencia o si prefieres estar al lado del ganador. Podrías ser  cómplice de acoso laboral.

¿Eres cómplice de acoso laboral? | Counselling
¿Eres cómplice de acoso laboral? | Counselling

En el caso de que el acosador sea un superior jerárquico, se suelen añadir a este algunos colaboracionistas que  participan en la corrupción por seducción o coacción del superior jerárquico para aumentar el linchamiento de la víctima. En estos casos se puede hablar de un gang. No debemos olvidar la etimología de la palabra «mob» (mobbing). Significa mafia. En el caso de que sea un acoso entre iguales, puede darse un contagio social, con lo cual se aumenta la violencia y contagia al resto de compañeros para que participen de esa violencia debido a la influencia que los agresores ejercen.

Cómplice de acoso laboral: tipos de cómplices

En el fenómeno del acoso —y dentro de la actividad acosadora—, el grupo de los cómplices es el más numeroso. Dentro de este existen varios subgrupos:

  1. Uno está compuesto por aquella persona o personas que son de confianza del agresor y que son activos en el plan de acoso del agresor principal.

2. Otro es el formado por los que colaboran propagando el fenómeno y actúan como espías del agresor principal y correveidiles llevando y trayendo información y utilizando esa información en su propio provecho.

3. Existe otro subgrupo muy dañino que son los colaboradores que callan. Es indispensable para que se produzca mobbing que los compañeros y compañeras de trabajo sean testigos mudos, gente del entorno laboral donde se producen los ataques que aunque ellos y ellas no los produzcan, sí que los presencian y callan. Además, aún por encima culpabilizan a la víctima atribuyéndole la culpa. Este subgrupo es el más nocivo, ya que es totalmente necesario que existan cómplices mudos para que el acoso se haga crónico. Los cómplices del acosador que se mantienen en silencio son personas que intentan agradar, muy inseguras e indecisas que sienten temor y por lo tanto cumplen todo tipo de órdenes con el fin de no tener conflictos. También pueden llegar a sumarse al mobbing con ataques grupales a la víctima sin ningún tipo de remordimiento.

Acoso en serie

Alrededor de la víctima se agrupa un gang que, por imitación, por disonancia cognitiva y el mimetismo, acaba culpabilizando a la víctima por unanimidad, lo cual es muy bien orquestado por el instigador en aquellos grupos de trabajo en situaciones de caos.

Las motivaciones para pertenecer a unos de estos subgrupos son variables. Unos porque esperan el premio o recompensa del que ejerce violencia; otros porque ya están vendidos al agresor por antiguos favores; otros porque quieren mantener su estatus; otros porque prefieren estar al lado del que predeciblemente será el ganador; otros por miedo, etc…

Pero esto no acaba así, y después de esa catarsis grupal, buscarán otra víctima. Es lo que se denomina “acoso en serie“.

Valora este artículo

6 Comentarios

  1. Se da más frecuente de lo creemos, para demostrar que se es mejor que los demás trabajadores y por lo general basándose en chismes o para complacer a alguien (como amantes de la jefe)

  2. les hice seguimiento fuy a todos los organismos conpetente referente a este caso levante el ecpediente y exigi mis derechos sin miedo sin dejarme amedentrar por nadie y el rwesultado fue que les gane el caso demanda por el pecho haver como es la cosa…

Comments are closed.