5/5 (4)

Además de tratar a los alumnos como clientes y a los precios públicos como privilegios, el nuevo modelo de financiación de la Universidad Pública andaluza se centra en la competencia

Descontento ante el nuevo Modelo de Financiación de la Universidad Pública andaluza | fudowakira0
Descontento ante el nuevo Modelo de Financiación de la Universidad Pública andaluza | fudowakira0

El nuevo Modelo de Financiación 2017-2021 para las universidades públicas andaluzas, elaborado por la Conserjería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía el pasado noviembre, ha sido muy criticado por la Comunidad Universitaria.

Desde el CADUS —Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla— se emitió un comunicado en el cual se analizan tanto el documento mencionado como los motivos por los cuales es rechazado:

En primer lugar, por su lenguaje mercantilista e incluso neoliberal.

El documento utiliza una terminología que trata a los alumnos y alumnas como clientes o usuarios y a los precios públicos como privilegios. Se centra, además, en la competencia, el crecimiento y la rentabilidad como base fundamental del desarrollo de las universidades.

En segundo lugar, se plantea la posibilidad de suprimir y/o fusionar grados y departamentos.

Esto variará según su oferta-demanda y según su integración en el mercado laboral, fomentando la creación de carreras científicas orientadas a ello y la desaparición de grados con menor recibimiento laboral, como pueden ser los pertenecientes a las ramas de humanidades o ciencias sociales.

También se contempla la opción de eliminar grados «repetidos», es decir, la eliminación de grados en aquellas universidades cercanas a otras que también lo impartan.

Además, se fomenta la competitividad.

La Junta premiará a aquellas universidades que logren la excelencia y los diferentes objetivos marcados, en lugar de fomentar la igualdad de oportunidades y ofrecer ayuda a aquellas que tengan mayor dificultad para obtener buenos resultados.

Y dependerán de financiación privada.

Se verán en disposición de penalizar a aquellas universidades que no consigan financiación privada adicional —en torno a un 30%— ya que la Junta proporcionará únicamente el 70% del dinero necesario.

Desde los diferentes Consejos de Estudiantes de las universidades se va a intentar paralizar este documento por la vía institucional antes de su posible aprobación en enero, proponiendo en su lugar la apertura a un proceso participativo para idear un nuevo modelo de financiación. No se descarta la opción de realizar una nueva movilización si esto no fuese posible.

Fuentes: Comunicado del CADUS y Documento Oficial del Proyecto de Modelo de Financiación 2017-2021.

Valora este artículo