4.78/5 (9)

Von Bischoff se dedicó durante años a pesar cerebros humanos para demostrar que el tamaño sí importaba a la hora de establecer la inferioridad de la mujer frente al hombre

Von Bischoff basó sus estudios en el peso del cerebro humano
Von Bischoff basó sus estudios en el peso del cerebro humano

Así, sin más. La mujer es menos lista porque, según investigaciones del más allá pasado, su cerebro pesa menos.

Esa es la conclusión a la que se llegó en un pequeño laboratorio de la Alemania del siglo XIX. Allí, un anatomista nacional se dedicó durante años a pesar cerebros humanos para ponerlos después en contraposición con los de algunos primates. Todo animosamente impulsado por El origen del hombre, la famosa publicación de Darwin que, además de separar para los restos la evolución de la religión, despertó, sin quererlo, la conciencia igualitaria de una parte de la sociedad femenina del momento. Darwin y su teoría evolutiva rompían de esa manera la idea preestablecida de que la mujer, por designio divino, tenía que descansar a la sombra del varón.

Esta obsesión con la balanza derivó en una publicación, Das Hirngewicht des Menschen —en español, El peso del cerebro del hombre—, en la que se recogía que, según los estudios de von Bischoff, el peso medio del cerebro de un hombre era de 1.350 gramos mientras que el de la mujer rondaba los 1.250. Una centena en la que el anatomista ciñó la superioridad intelectual del varón, olvidando que el tamaño no es importante. Y si no que se lo digan a los elefantes.

¿Cuánto pesaría el suyo? Pues se sabe. Aunque durante años se dijo que el cerebro de Von Bischoff no llegaba a esos 1.250 gramos que marcaban el límite de la perspicacia, la realidad es que, tras su muerte y posterior donación de su órgano pensante a la ciencia, la balanza arrojó un peso de 1.370 gramos en los que, además de las capacidades intelectuales qué él mismo había establecido, se encerraba una demencia senil.

La inferioridad mental de la mujer

Aunque no el único, como discípulo de esta teoría la Historia nos dejó a Paul Julius August Möbius, el del famoso Síndrome de Moebius. El psiquiatra y endocrinólogo, muy de justificar la jefatura mental del varón por el peso de sus sesos, construyó una teoría similar a la de Von Bischoff a partir de los estudios de otros figuras del siglo XIX y XX. Recordamos a Rüdinger o a Gina Ferrero, quien defendía la inferioridad de la mujer a la vez que intentaba hacerse hueco en un mundo que la relegó a un segundo plano precisamente por su condición de fémina.




Donar

Moebuis desplegó toda una serie de teoremas raciales en La inferioridad mental de la mujer. Además de hacia ella, el psiquiatra menospreciaba al negro por ser negro y a la anciana por ser vieja:

«Las exaltadas locas modernas paren mal y son pésimas madres» o «Todo progreso parte del hombre. Por eso la mujer es para ellos una pesada carga; les impide emplear todas las energías e insaciables indagaciones y temerarias innovaciones» son algunas de sus ideas.

Pese más o menos, lo que no se puede negar es que parezcan más propias del cerebro de un elefante que del de un ser humano, con el permiso del piel gruesa.

Valora este artículo

23 Comentarios

  1. Para mi está errado, la mujer debe ser hábil y despierta para enfrentarse a los avatares de la vida y muchas de ellas se las ingenian para formar bien a una familia…

  2. La superioridad de la mujer molesta a muchos hombres de cualquier época, lástima que alguien no peso su cerebro ( el de Von Bischoff ), seguramente a lo mejor no tenía, o solo era como él, pura apariencia.

  3. El hombre siempre a sometido a la mujer por el temor de ser superado, no tenemos las mismas oportunidades y sin embargo es abiertamente sabido que les hemos superado en muchos ámbitos, es cuestión de

Comments are closed.