5/5 (3)

Supresión de las asignaturas de Inglés, Biología y Física y Química serían algunas de las medidas de la Educación Bolivariana de Nicolás Maduro

Algunos piensan que la Educación Bolivariana es otra estrategia para imponer la mentalidad socialista
Algunos piensan que la Educación Bolivariana es otra estrategia para imponer la mentalidad socialista

B ajo el nombre de Educación Bolivariana, el presidente de la República, Nicolás Maduro, afirmó que este nuevo modelo educacional pretende incentivar a la población más joven a transmitirle valores socialistas. El gremio de profesores en Venezuela no se ha hecho esperar y ha declarado que este plan es sólo un «adoctrinamiento político» para mentalizar a los jóvenes con ideas socialistas y bolivarianas.

Valmore Muñoz

Es Valmore Muñoz, decano de la Facultad de Educación Única, quien explica que la educación no debe motivarse a una sola ideología política o partidista: «Se asemeja a un curso intensivo para formar parte de un partido político más que a la construcción de una sociedad de pensamiento amplio y crítico». Aparentemente, frente a las diferentes crisis que vive Venezuela, el gobierno parece estar más interesado en cambiar el modelo educativo a su conveniencia.

Drástica transformación de modelo educativo

Entre los cambios que se pretenden implementar está la eliminación del Inglés, aunque sí se pretende agregar un idioma extranjero, en especial la lengua wayuu. Por una parte, no parece mal cambiar o modificar el sistema educativo en Venezuela, ya que este desde hace tiempo presenta fallas, pero en esta ocasión, en vez de atacar la falta de profesores o la ineptitud de la misma, la mala infraestructura o la perdida de clase, se pretende quitar materias como Biología, Física y Química y agregarlas a ciencias naturales, o implementar materias como participación en producción de bienes y servicios.

Profesorado y gobierno enfrentados

Esto no estaría mal si no fuera por la oposición que existe entre profesores y representantes que  están en desacuerdo en que a sus hijos se les implante un modelo socialista, donde muchos profesores temen ser obligados a dar enseñanzas como las de Marx y Lenin. Los que apoyan este cambio curricular aseguran que la educación en Venezuela esta capitalizada, mercantilizada e incitada a la destrucción ambiental y el consumismo.

Valmore, consulta popular

Según Valmore, todo debe consultarse para bien o para mal a nivel nacional, porque se está hablando de la educación del futuro de Venezuela. No sólo eso, afirmó también que «el Estado es garante de la supervisión de los asuntos educativos», como el apoyo al crecimiento del conocimiento. Aún así, algo tan importante no puede ser tomado arbitrariamente y debe llevarse a una consulta seria y precisa sobre el tema, sin incluir asuntos políticos e ideológicos.

este gobierno habla de democracia, pues no veo la democracia en esto
Otra estrategia para imponer la mentalidad socialista

Réplica de los representantes familiares

«Creo que tengo el derecho de elegir qué tipo de educación le van a dar a mis hijos. Este gobierno habla de democracia; pues no veo la democracia en esto. A mi hija le mandaron hacer un papagayo en el colegio con la bandera de Venezuela y la cara de Chávez. ¿Por qué la cara de un presidente? Ni siquiera la cara de nuestro libertador, sino la de Chávez», aseguraba uno de los representantes

Muchos padres parecen estar indignados, sobre todo los de los colegios privados, donde también se obligará a impartir estas materias: «Metí a mi hijo en una escuela paga para que tuviera una buena educación y posibilidades. Esto no me parece una educación, es un lavado de cerebro que se le quiere hacer a nuestros hijos».

«En un futuro perjudicaría al Gobierno»

Aunque todo esto está en veremos todavía, el Estado parece no querer retroceder frente a esta decisión: «el Gobierno bolivariano no puede tomar decisiones arbitrariamente frente a la educación venezolana. El gremio de educadores tiene una posición firme de no permitir la implementación socialista». De ser implementado, traería grandes consecuencias que, según Valmore, perjudicarían en un futuro al mismo Gobierno.

Además, asegura que este nuevo modelo no permite que el estudiantado abra la mente a nuevas posibilidades de emprendimiento, sino a un encerramiento mental que no provocara un avance en la sociedad.

A la espera de una posible apertura de diálogo

Se espera que próximamente el Estado abra a diálogo con el gremio con el fin de evaluar seriamente el nuevo currículo escolar para educación media. Por ahora todo se encuentra en que tanta resistencia puede haber de parte de padres y representantes que se encuentran a la espera de la confirmación de este nuevo currículun que parece ser «otra estrategia para imponer la mentalidad socialista».

Valora este artículo