Según un reciente estudio, el deshielo en Groenlandia mantiene a salvo el 40% de la costa.

El 40% de la capa de hielo de Groenlandia está a salvo, de momento.
El 40% de la capa de hielo de Groenlandia está a salvo, de momento.

Las consecuencias del cambio climático, tiene uno de sus máximos exponentes en el rápido deshielo del Ártico. Pese a la especial incidencia del deshielo en la región ártica, el 40% de la capa de hielo en la costa de Groenlandia está a salvo y no experimenta el deshielo que se produce en la superficie, según señala el informe publicado en la revista ‘Science Advances’.

Esto se debe a un nuevo fenómeno detectado por un grupo de científicos de EEUU, liderado por miembros de las universidades de Chicago, Colorado y Oregón en el que también han participado con contribuciones países como Francia, Dinamarca y Suiza.

El motivo de este deshielo “superficial” es un proceso que los científicos han detectado por primera vez. En este proceso, la naturaleza “recicla” el agua para proteger las capas de hielo del calentamiento global. Este “reciclaje” se basa en la sublimación, proceso por el que el agua cambia de estado sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido. De esta manera, la humedad constante de esa zona se integra en la masa del hielo, protegiéndose así del deshielo.

Con este descubrimiento se cambian los patrones por los que la comunidad científica entendía los procesos de deshielo y preservación del Ártico, una de las principales preocupaciones ambientales para el futuro más próximo.

De hecho, no es ninguna tontería la preocupación por el deshielo en Groenlandia ya que el 80% de su superficie es hielo, convirtiéndose en la segunda capa helada más grande del mundo, por detrás de la capa de hielo antártica, la más grande del planeta.

Como consecuencia del deshielo, principalmente en el Ártico, el nivel del mar ha experimentado una subida, según los datos publicados a comienzos de año en la conferencia anual del Ártico en la Academia de las Ciencias de EEUU. Y es que, este pasado mes ha sido de los más intensos en lo que ha deshielo se refiere y el más rápido en los últimos 30 años.

De seguir a este ritmo de deshielo, los científicos creen que se derretirá toda la capa de hielo de Groenlandia, por lo que el nivel del mar global aumentaría 7 metros. Con estos datos en la mano y ante tan agoreras predicciones, la ratificación del Acuerdo de París firmado hace unas semanas, supone una pequeña esperanza para una actuación respetable y responsable con el medio ambiente por parte de los gobiernos del mundo y que se frene, en la medida de lo posible, el agravamiento de los efectos consecuencia del cambio climático.

Valora este artículo