5/5 (3)

El asegurar nuestra bicicleta con 20 metros lineales de cadena y cien candados para que no se la lleve nadie ha pasado a la historia. Nace la bici casi imposible de robar, la Electrified S

12
Electrified S incorpora un GPS antirrobo

 

Casi imposible de robar a sabiendas de que el ingenio del ser humano no conoce límite.

Electrified S es la nueva bicicleta de los hermanos Van Moof, holandeses. Eléctrica, con un motor de 250W que carga la batería durante 6 horas, la bici que trae de cabeza a los cacos permite darle a los pedales durante 120 horas y alcanzar hasta los 32 kilómetros, «siempre que no pases de los 16».

Los Van Moof, visionarios, quisieron extender el buen hábito holandés de andar en bici por Amsterdam hasta el infinito y más allá. Por ello, con acierto pensaron en «diseñar máquinas simples, sin apenas mantenimiento y fáciles de llevar». De esta idea que tan bien les ha funcionado nace la Electrified S, un cacharro —en el sentido que popularmente tiene esta palabra para designar una máquina— que apenas llega a los 19 kg de peso y cuyo cuadro está fabricado con aluminio 6.000 para facilitar su uso no profesional, que es precisamente para lo que está pensada.

¿Cómo puede ser?

El control de la bici es sencillo a través de una aplicación de móvil que permite controlar parámetros como el bloqueo, la velocidad o las luces, además de funcionar como la llave que desactiva su cadena antirrobo. Todo vía Bluetooth. También cómodo: si algún amigo de lo ajeno se siente atraído por el vehículo, el GPS camuflado en su cuadro envía una señal a Van Moof para que sean ellos mismos quien llamen a la policía. Y útil, que también puede ser que, por trancas o por barrancas, uno olvide en qué lugar a dejado aparcada su bicicleta.

Con un precio de 2.300 euros —no mucho teniendo en cuenta que, por decir algo, la Giant Advanced Pro 1 ronda los 5.000—, la Electrified S está disponible en tiendas físicas y online, e incluye una amplia variedad de modelos. La moda no está reñida con la tecnología. Además, como otra cualquiera, puede completarse con todos los accesorios que son habituales en el mundo de los Eddy Mercks de andar por casa.

Valora este artículo