5/5 (1)

Alicia en el País de las Maravillas está inspirada en una niña por la que Lewis Carroll sintió fascinación e incluso llegó a pedirle matrimonio.

Viñeta del cuento Alicia en el País de las Maravillas.
Viñeta del cuento Alicia en el País de las Maravillas.

 

Alicia vuelve al País de las Maravillas para intentar cambiar el pasado y ayudar a sus amigos del fantástico mundo.

Después de 150 años la obra de Carroll sigue consiguiendo éxitos y fascina al mundo con su locura y enigmática lógica que todos interpretan de una forma u otra. Y es que la historia de Alicia tiene tantas interpretaciones que a veces nos deja con la duda de quién era realmente Lewis Carroll con insinuaciones de lo más caóticas.

La obra de Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas, se trata de un cuento para niños compuesto por 12 capítulos donde narra la historia de una niña de la época Victoriana llamada Alicia que viaja a un mundo imaginario donde se encuentra con diferentes personajes fantásticos como animales que hablan o personajes antropomórficos que guiarán a la niña, o en la mayoría de las situaciones harán reflexionar a la joven y sentirse perdida psicológicamente, en su aventura por este mundo fantástico e inexistente. La primera publicación del libro fue Alice’s Adventures in Wonderland, título original que llegó en 1865 a Inglaterra. Este libro incluía 34 dibujos de John Tenniel que le darían vida a la historia.

 

Los personajes del libro

El personaje principal del cuento es una niña llamada Alicia de la época Victoriana, de clase media y educada al estilo inglés de aquellos tiempos. Alicia es una clara burla a la sociedad y las costumbres inglesas que reinaban por aquel entonces.

Alicia animada por su curiosidad decide perseguir a un conejo blanco algo inusual y movida por su instinto se adentra en la madriguera del conejo donde descubre el País de las Maravillas. Así, la niña consigue escapar de la vida adulta y se encuentra con un mundo que le hará plantearse la racionalidad de la vida y sentirse confundida. Además, este personaje muestra el debate entre la niñez y la vida adulta. El escritor trata de reflejar así sus pensamientos sobre lo que considera él la vida adulta: una inevitable corrupción del alma de la persona que le lleva a la sexualización y a la hipocresía.

El conejo blanco sirve de hilo conductor en los diferentes capítulos y se muestra como el personaje opuesto a Alicia. Mientras que la niña deja a un lado la racionalidad, el conejo es un personaje muy responsable, el más sensato de la historia y el más acondicionado a la época Victoriana y sirve como burla a este. El conejo blanco siempre va elegante e impecable y se preocupa demasiado por el tiempo hasta mostrarse obsesivo con la puntualidad. Sin embargo, este animal muestra su temor y su falta de espontaneidad, mostrando la hueca vida social de esos años.

El gato de Cheshire es sin duda, unos de los personajes más reconocidos del cuento. Carroll consiguió con él crear al personaje más fantástico y místico de la historia. Este personaje se caracteriza por sus apariciones y desapariciones constantes, que dejan a Alicia sumida en las dudas, pues hace que la niña se replantee las cosas y nos muestra así la lógica de lo absurdo. El gato Cheshire era un término muy utilizado en 1785 en Inglaterra para referirse personas que lucían una sonrisa amplia, mostrando sus dientes y encías. Y así se muestra a este personaje, famoso por su sonrisa.

La oruga es el personaje místico que se llega interpretar como un adicto a las drogas y a las setas alucinógenas ya que en el cuento, la oruga aparece fumando pipa e invita a Alicia a probar un hongo mágico gigante que le dará la posibilidad de encoger o agrandarse dependiendo del lado del hongo que pruebe. Este personaje es una crítica de los adultos despreocupados que sólo piensan en el ocio. Sin embargo, no todo lo que plantea este personaje es hueco y desconfiado, también consigue introducirnos en el ámbito de la algebra simbólica.

No podemos olvidarnos de aquellos personajes míticos del cuento como son el Sombrerero, la liebre de Marzo y el Lirón donde aparecen en un capítulo en la conocidísima merienda de los locos. Estos personajes se reúnen constantemente en la llamada hora del té, donde podemos ver uno de los hábitos más ingleses de la época. En esta merienda se observan personajes llenos de locura y una burla de la sociedad de la época Victoriana. Además, se cree que el Lirón refleja los problemas de insomnio que el propio escritor sufría.

Por último, la famosa Reina de Corazones un personaje que se muestra más grande que el rey, reflejando una burla de la reina de Inglaterra, la reina Victoria, la cual tenía más poder que el rey.

 

Lewis Carroll

El autor de la conocida obra nació en 1832 en Cheshire, en el Reino Unido y su verdadero nombre era Charles Lutwidge Dogson. De hecho, consiguió tener dos personalidades totalmente contrapuestas: la del mundo real donde era un matemático muy inteligente y por otro lado, un hombre de gran imaginación mística y delirante. Estas dos personalidades las encontramos en su libro Alicia en el País de las Maravillas.

Con este libro llegó su éxito en la literatura, volviéndose una de las obras más leídas y reconocidas en el mundo entero y que ha dejado un legado impresionante. Así consiguió que se le considerara el creador de la literatura nonsense, la conocida como literatura sin sentido.

Fue diacono y profesor de la Universidad de Oxford donde enseñaba humanidades y matemáticas. Además escribía y también fue un pionero de la fotografía.

 

Lo que esconde Alicia en el País de las Maravillas y su autor, Lewis Carroll
Viñeta del cuento Alicia en el País de las Maravillas.

 

El escritor entró con 18 años gracias a una beca a la Christ Church en Oxford y un día, acompañado por Robinson Duckworth, compañero de la Christ Church College y las tres hijas de Linddell que navegaban por el Támesis hacia la villa de Godstow creó la historia de Alicia. Las niñas, le pidieron al escritor que se inventara un cuento para ellas.

Así, comenzó una historia que le llevaría a la popularidad. Al terminar el paseo en bote, una de las niñas por la cual Carroll sentía fascinación, le pidió que le diese una copia de aquel cuento en un manuscrito y Carroll al día siguiente aprovechó su viaje en tren a Londres para escribir la obra que le había pedido Alicia. Lewis le regaló a Alicia el primer borrador del cuento titulado Las aventuras subterráneas de Alicia donde añadió 37 viñetas realizadas por el propio Carroll.

 

La inspiración de Carroll

Existen cartas de Lewis Carroll donde se conoce la extraña relación del escritor con su musa para este libro, Alicia Linddell. De hecho, Lewis se llega a mostrar obsesionado con esta niña pero realmente no se conocen cuáles eran sus intenciones con ella aunque hay hechos que reflejan que el escritor llegó a pedirle matrimonio a la niña cuando apenas tenía 13 años.

Al parecer, Lewis Carroll observaba a Alicia Linddell jugar en el jardín junto a sus hermanas desde la universidad de Oxford.  Toda esta serie de hechos le llevó a enemistarse con el padre de las niñas, Henry George Linddell, el decano de la Christ Church College. Y es que Carroll llegó a comprarse una cámara fotográfica para poder hacerle fotos a las niñas, incluso retratándolas desnudas escudándose en que él estaba realizando fotos de las  niñas con ‘vestidos hechos de nada’.

 

Las cartas de Lewis Carroll

Gracias a las muchísimas cartas escritas por Lewis podemos llegar a imaginarnos cómo y por qué escribió el cuento de Alicia. Nunca se ha llegado a confirmar que el escritor fuera un pedófilo, pues a pesar de retratar a niñas desnudas, ninguna de ellas jamás dijeron que se sintieron acosadas por él.

Tras su muerte, los herederos de Carroll se quedaron con un legado de diarios, 700 cartas y 600 fotografías realizadas por el escritor y de las cuales no querían que saliesen a la luz toda la información que aportaban pues podrían llegar a manchar la imagen de Lewis. Pero años más tarde, los biógrafos encontraron material tachado por sus herederos para que no se supiera toda la verdad. Se descubrieron muchas imágenes de Alicia Rinddell, demostrando así la fascinación de Carroll por la niña e incluso se descubrió una carta de los padres de Alicia que le pedían a Carroll que no volviese acercarse nunca más a ninguna de sus hijas y también se encontró una imagen de una de las hermanas de Alicia desnuda. Pero no es la única fotografía que se encontró de niñas desnudas tomada por Carroll, un investigador encontró cinco fotografías de niñas al desnudo tomadas por el escritor en un sobre donde ponía “quemar antes de abrir”.

 

Las frases más famosas del cuento

La historia de Alicia en el País de las Maravillas nos ha llevado a querer interpretar el cuento para conocer la realidad y qué quiere demostrarnos el autor con esta historia. Sin embargo, en algunas ocasiones esta interpretación se vuelve libre dándonos paso a pensar lo que nosotros queramos.

Además, la historia no sólo mezcla locura y lógica sino que también nos da grandes frases que se han hecho muy conocidas en los últimos tiempos. Os dejamos algunas de las más famosas frases de Alicia en el País de las Maravillas.

 

Lo que esconde Alicia en el País de las Maravillas y su autor, Lewis Carroll
Frase de Alicia en el País de las Maravillas.

 

“Si no sabes a donde vas, cualquier camino te llevará allí.”

Lo que esconde Alicia en el País de las Maravillas y su autor, Lewis Carroll
Frase de Alicia en el País de las Maravillas.

 

“Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo.”

Valora este artículo