5/5 (3)

Tan sólo Singapur está al mismo nivel que España como el país con más smartphones por habitante.

España es el país con más smartphones por habitante.

Nuevo récord curioso para nuestro país. España se convierte en el rey de los teléfonos inteligentes. De hecho el 92% de los españoles dispone de uno, porcentaje sólo alcanzado en Singapur donde el nivel de smartphones por habitante presenta cifras similares. Para España supone una crecida del 4% respecto a los datos de pasadas campañas.

Sin embargo, y alcanzados estos números, el sector de la telefonía móvil ha tocado techo y este año, el número de compras se ha visto afectada en un 11%, situación similar a las ventas de tablets.

En los últimos cinco años, el número de españoles con smartphone se había multiplicado hasta llegar a una situación de tope, que es la que actualmente está experimentando el sector en nuestro país. La saturación del mercado se presenta como la principal causa del estancamiento del sector de la telefonía móvil inteligente, que se ha traducido en un descenso de ventas cercano al 11%.

La vida útil de un dispositivo de estas características es de varios años, por lo que el empeño de los fabricantes de teléfonos móviles de lanzar un nuevo dispositivo al año encuentra cada vez menos compradores. El desplome en la venta, sobre todos en los últimos modelos, ha supuesto el auge de teléfonos móviles reacondicionados – dispositivos que habiendo sufrido una avería o desperfecto ha sido reparado para volver a salir al mercado- han incrementado sus ventas en más de un 25% en los últimos tres años. Sólo durante este año, se estima que los españoles reutilicen más de dos millones de estos dispositivos.

Conscientes del crecimiento de este mercado “alternativo” en crecimiento, fabricantes como Apple dan salida a terminales restaurados poniéndolos en el mercado a precios más baratos que el original. A este nuevo circuito se unirá, el año próximo, Samsung.

La caída en la venta de dispositivos móviles no es exclusiva de España. En EEUU o Alemania también ha tenido su impacto. En el segundo trimestre de 2016 se han vendido 343 millones de terminales nuevos en todo el mundo, lo que supone un 0,3% menos que en el mismo período del año pasado.

La revolución que supuso la irrupción de los teléfonos móviles inteligentes, el cambio que introdujeron en el mercado habitual de las telecomunicaciones, parece estar pasando un periodo de estancamiento a nivel global que obliga a fabricantes y distribuidores a dar una nueva vuelta de tuerca para recuperar en el mercado el espacio perdido.

Valora este artículo