Pese a que la tasa de abandono escolar baja unas décimas, España sigue duplicando la tasa media de la UE.

España duplica la tasa media de abandono escolar temprano de la UE.
España duplica la tasa media de abandono escolar temprano de la UE.

Un ránking del que ningún país querría ir en cabeza ya que denota un fallo endémico en el sistema educativo. Los constantes cambios de la ley educativa en España, lejos de cosechar mejores resultados, obtiene más bien lo contrario. Y son ya muchos años.

El abandono escolar temprano baja en España unas décimas en el primer trimestre del año, pero aún representa un 19,8% lo que sitúa a nuestro país en el líder dentro del conjunto de países que conforman la UE. Esta tasa de abandono se centra en el sesgo de población entre 18 y 24 años que ha terminado la Educación Secundaria (ESO) pero no el Bachillerato.

Con los datos en mano, se aprecia una ligerísima mejora respecto al año pasado en esta misma fecha cuando la tasa alcanzaba el 20%, según la Encuesta de Población Activa. Sin embargo, esta bajada no exime a España de seguir duplicando la tasa media europea que apenas supera el 10%.

El número de jóvenes que abandona los estudios ha bajado durante los años de crisis económica debido a que la alternativa laboral se esfumaba y muchos de ellos apostaban por completar o continuar su formación.

Sin embargo, estas cifras de abandono no suponen una alerta para el Gobierno en funciones y aprovechan para “sacar pecho” comparando estas cifras con los datos de 2011 cuando la tasa se situaba en el 26,3%, como recordó recientemente el ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo. Además, añadió el ministro, “la FP (Formación Profesional) sigue siendo el instrumento idóneo para atacar de raíz el abandono”.

En esta misma línea sobre la FP se pronuncia Felipe de Vicente, presidente de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto (Ancaba) quién también opina que “potenciar la FP es fundamental ya que es un elemento positivo que alienta a los jóvenes para seguir estudiando”.

El título de Bachillerato o FP de grado medio que no obtienen los jóvenes que abandonan sus estudios antes de tiempo, es precisamente uno de los indicadores que utiliza la UE y la OCDE como “nivel mínimo exigible para afrontar con garantías la inserción en el mercado laboral”.

Según la Estrategia Educación y Formación 2020, la tasa en España para ese año debe situarse en el 15%. De momento, tan solo tres regiones españolas han conseguido bajar a este umbral exigido: Cantabria (10,5%), Navarra (9,8%) y País Vasco (9,6%).

Radiografía por comunidades

Pese a la bajada nacional, siete comunidades tienen ahora mayor abandono escolar que hace un año: Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Madrid y Murcia.

Sin embargo, pese al crecimiento de la tasa de abandono escolar en las siete comunidades anteriormente citadas, Ceuta y Baleares son los lugares donde más despunta en términos absolutos. La ciudad de Ceuta es la autonomía con mayor nivel de abandono escolar alcanzando un 27,8% en el primer trimestre de este año. Por detrás de Ceuta se sitúan Baleares con un 26,5%, Melilla (24,4%) y Murcia (24,1%).

Además se sitúan por encima de la media nacional Extremadura (23,4%), Canarias (22,1%), La Rioja (21,2%), Comunidad Valenciana (21,1%) y Castilla La Mancha con un 21%.

Valora este artículo