Sigue activado el nivel 2 de peligrosidad, con más de 6.500 hectáreas arrasadas por el fuego.

Imagen de las labores de extinción en la Sierra de Gata.
Imagen de las labores de extinción en la Sierra de Gata.

El viento ha dado una tregua, lo que ha permitido a los servicios de extinción controlar el fuego que arrasa la Sierra de Gata en Cáceres, donde se han quemado ya más de 6.500 hectáreas, a pesar de eso la Junta de Extremadura mantiene activado el nivel 2 de alerta de peligrosidad.

Con los focos ya controlados, se espera que a lo largo del domingo puedan volver a sus casas el millar de vecinos evacuados de la localidad de Hoyos, en las últimas horas ya lo han podido hacer 1.400 habitantes de Acebo y Perales del Puerto, que fueron los primeros desalojados ante la cercanía de las llamas. También se han abierto al tráfico las seis carreteras cortadas.

El control del incendio ha sido posible gracias a la incorporación de nuevos efectivos del Ministerio de Medio Ambiente, la Unidad Militar de Emergencias, así como de Andalucía, las dos Castillas y Portugal, lo que ha permitido contar con un despliegue de 24 medios aéreos, 80 vehículos terrestres y 549 personas, de las que la mitad son militares.

6.500 hectáreas quemadas.

La Sierra de Gata posee un importante valor medioambiental y paisajístico, las 6.500 hectáreas calcinadas en la zona, hacen de este incendio uno de los más graves registrados este verano en España y supera ampliamente las 3.900 hectáreas que se quemaron durante todo el año pasado en Extremadura.

Todo parece indicar que el incendio ha sido intencionado, de momento no hay pistas sobre los autores, por lo que la delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, ha pedido colaboración ciudadana para aportar datos sobre los pirómanos que han desatado el desastre medioambiental.

Agentes del Seprona sospechan que el comienzo de las llamas tuvo lugar en cinco puntos distintos, por lo que cada vez es más evidente, aunque no hay confirmación oficial, de que tras el incendio está la mano del hombre. Se buscan pistas que señalen a los autores, sin que de momento, haya ningún sospechoso.

Otro incendio en A Coruña.

El fuego comenzó en la tarde del sábado en Ribeira, A Coruña, desde esta madrugada está ya estabilizado tras remitir las llamas durante la noche. Según las primeras estimaciones de la Consellería do Medio Rural e do Mar, se han quemado unas 20 hectáreas, lo que ha obligado a desaloja el camping de Corrubedo.

En estos momentos trabajan 16 brigadas, 12 motobomboas, dos palas y un helicóptero que se centran en la refrigeración de la zona para evitar que el incendio se reactive.

Valora este artículo

Comments are closed.