5/5 (1)
  • Lo más positivo de este deporte es la libertad de horarios y de escenario, y que no cuesta dinero.

  • Los clubs de corredores suponen una alternativa para aquellos que prefieren correr en compañía.

  • Las aplicaciones que miden los tiempos y las ‘playlist’ con canciones favoritas, grandes aliadas.

La fiebre del running, cómo iniciarse y no abandonar
Debemos encontrar un motivo para ponernos las zapatillas y salir a correr.

Entre nuestros propósitos se encuentra casi siempre el de hacer deporte. Precisamente durante estos últimos años ha ido aumentando la moda de salir a correr, o ‘fiebre del running, como se le llama últimamente.

Uno de los factores que hacen que este deporte vaya ganando más adeptos día a día es la libertad de horarios y de escenario, y que no cuesta dinero.

Para practicar el running se puede elegir la ruta que se va a hacer en el momento que más convenga. Solo hay que calzarse las zapatillas de deporte, tener ganas y salir a practicarlo.

No requiere ningún tipo de inversión ni pagar gimnasio ni comprar prendas especiales. Para convertirlo en un hábito y no tirar la toalla al poco tiempo de haber comenzado, una serie de consejos pueden ser útiles y hacer más fáciles los primeros entrenamientos.

Iniciarse y no abandonar: Encontrar un motivo para ponerse las zapatillas y salir a correr

 

Imponerse un objetivo

En primer lugar, hay que encontrar un motivo que anime a salir a correr: sentirse mejor, estar en forma, o querer perder algo de peso… Sin una razón firme que haga que marque un objetivo a conseguir, no se dura mucho en este deporte.

 

No crear falsas expectativas

La mayoría de personas que van a salir a hacer footing por primera vez no tienen en mente hacer una maratón ni ser unos corredores de fondo.

No se puede pretender, la primera vez que se sale a correr, aguantar una hora. Tampoco hay que intentar, la primera semana, salir a correr todos los días porque supondrá un agotamiento y posiblemente un motivo para no volver a calzarse las zapatillas en bastante tiempo. Es más que suficiente salir 3 o 4 días a la semana. La clave está en la moderación.

 

Encontrar el ritmo de cada uno

Lo más lógico al principio, si no se aguanta mucho corriendo, es comenzar a caminar rápido y poco a poco ir introduciendo intervalos para ir corriendo al ritmo de cada uno. Por ejemplo, para una persona que no ha corrido nunca, salir a andar 5 minutos y después correr 3, después volver a andar 5 minutos y así sucesivamente, es una buena forma de empezar.

Cada día que se sale, hay que ir disminuyendo los minutos a pie y aumentando el tiempo corriendo hasta aguantar todo el tiempo corriendo. Cambiar las rutas para no aburrirse hace que resulte mucho más entretenido, ya que se van descubriendo nuevos caminos mientras se corre.

 

Proponerse pequeñas metas

Uno de los factores por el que se abandona el running es la falta de paciencia; muchos quieren obtener resultados en un plazo muy corto y se desmotivan rápido. Si se hace una planificación semanal de lo que se quiere correr, es más fácil que se cumpla.

A veces, apuntarse a una carrera popular de una distancia ligera -como de 5 km- con amigos, puede ayudar a entrenar y hacer que crezca la motivación y disminuya el abandono.

 

Cuidado con las lesiones

Como corredor principiante, hay que conocer los límites propios y no sobrecargar el cuerpo. Es fundamental estirar antes y después de cada entrenamiento y, si duele alguna parte del cuerpo durante la carrera, hay que parar y descansar para evitar una posible lesión.

 

Comer bien y descansar lo suficiente

Si se quieren notar los efectos del running en el cuerpo, debe combinarse con una dieta sana y equilibrada y dormir lo suficiente. Si no se descansa no se rinde.

 

Hacer del running un momento de reflexión

Escoger el momento del día que mejor se adapte a las circunstancias de cada uno y aprovechar ese rato para despejar la mente, probablemente ayude a verlo todo más claro después de la carrera.

 

Correr en compañía

A veces encontrar un compañero ayuda a comprometerse y no abandonar esa cita. Si no hay amigos alrededor aficionados a correr, una buena idea es apuntarse a uno de los muchos clubes de corredores que existen. Conocer a gente nueva añade diversión al deporte. Aunque no se aconsejan ciertos clubes en los que para correr, hay que hacerlo borracho.

 

Las nuevas tecnologías, una buena ayuda para el running

— Correr puede resultar aburrido si no se sale preparado para ello. Crear una playlist con las canciones que favoritas y motivadoras, hará que la carrera sea mucho más amena. Al mantener la mente ocupada, no se piensa en los minutos que quedan para terminar.

Compartir los logros con los amigos. Gracias a los smartphones y a las nuevas tecnologías, hay muchísimas aplicaciones con las que se pueden registrar los tiempos, la distancia recorrida y el itinerario elegido para después compartirlo con amigos en las redes sociales. Muchas veces los ‘piques’ con ellos motivan y animan a querer a salir a correr más a menudo. Algunas aplicaciones recomendables son Nike runningEndomondo Runtastic.

Valora este artículo

1 Comentario

Comments are closed.