4.5/5 (8)

Héroes del Alcázar decora las paredes de la segunda planta de la Comandancia de Badajoz celebrando el levantamiento militar franquista que parió a la Guerra Civil española

La mecha la ha prendido el cuadro «Héroes del Alcázar» de la Comandancia de Badajoz
La mecha la ha prendido el cuadro «Héroes del Alcázar» de la Comandancia de Badajoz

La mecha la ha prendido un pincel que maniobró en 1964. Es el lienzo Héroes del Alcázar que decora las paredes de la segunda planta de la Comandancia de Badajoz, y que celebra el levantamiento militar franquista que parió a la Guerra Civil. Por cierto que esta parece seguir viva entre el burgo español después de más de 70 años. Algo así como una hidra que no se da descabezada ni por la espada privada ni por la pública, y que levanta acalorados debates allá por donde pisa. España, en este sentido, está enferma de guerra.

Como decíamos, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura no conviene con esta representación artística dentro de la institución de la Guardia Civil. La organización, que pide encarecidamente al gobierno cumplir su parte del trato en lo que a memoria histórica en organismos públicos se refiere, considera que Héroes del Alcázar «hiere la sensibilidad democrática de cualquier ciudadano y constituye una ofensa para la sociedad extremeña, que sufrió como pocas la represión». Recordemos que, según estudios históricos, el franquismo tuvo en Extremadura una sombra muy alargada. Tanto que Badajoz fue el segundo de los territorios españoles más castigados por la represión nacional, dejando en torno a 12.000 ajusticiados por el régimen franquista.

Jarque, «orgulloso facha»

Mencionamos obligatoriamente el caso del brigada Jarque, «orgulloso facha» que, como escribe AUGC en su web, hizo público en su momento «su fascismo, xenofobia, misoginia y otras tantas aberraciones» en Twitter. El hombre llegó incluso a negar el Holocausto en un ejercicio de declaración absoluta de principios. Y ofendió a más de uno.

El funcionario fue separado de sus labores durante el verano de 2015, pero no de su sueldo, por lo que muchos del colectivo consideraron que su mala praxis había sido premiada con «unas vacaciones pagadas de tres meses de duración». Después, volvió a la faena, estando a las órdenes de un mando, que por aquel entonces y según AUGC, tenía a sus órdenes «a 16 guardias civiles dados de baja por motivos psicológicos, el 90 por ciento de los Puestos cerrados por falta de personal […] y que sólo en su ámbito territorial ha promovido, participado o impulsado hasta 21 expedientes disciplinarios». Todo un récord.

Ante esto, y considerando la ciencia como el único dios verdadero, no queda más remedio que asegurar con la voz en grito que, en estos tiempos en los que las pubertades asiáticas con forma de aguja de coser se extienden por los cinco continentes, la realidad se ha vuelto inservible y España sigue sangrando recuerdos añejos por los cuatro costados.

Valora este artículo

4 Comentarios

  1. Pobre mozo si volviera se cagarian pantalones abajo tanto los etarras como los heroes de corrupcion y los policos de coleta morada

Comments are closed.