5/5 (2)

Hace 18 días que no hay agua en Damasco. La guerra obliga a los civiles a dejar el Barada para salir en busca de pozos

La guerra por el agua en Damasco aviva la guerra | Alexas_Fotos
La guerra por el agua en Damasco aviva la guerra | Alexas_Fotos

La guerra entre el gobierno sirio y los diferentes grupos insurgentes que se agrupan en torno al Barada ha ocasionado que los miles de personas que se ven atrapadas en el conflicto sin quererlo tengan que recurrir a pozas para poder subsistir. El precio de las botellas de agua está por las nubes.

De las trece localidades que se levantan en torno al Barada, principal río de Damasco y del que se obtiene el agua necesaria para vivir, diez están en poder del bando rebelde. Allí ha seguido la guerra entre el gobierno sirio y la facción de hombres sublevados, a pesar de la tregua que se firmó el pasado 30 de diciembre.

Según Maamún Hach Musa, integrante de una de esos grupos sublevados, en concreto de los Halcones del Levante o Suqur al Sham, habría sido el gobierno sirio el responsable de la ruptura del cese de las hostilidades. El rebelde aseguró a la agencia EFE que las autoridades habían aprovechado la tregua vigente «para progresar sobre el terreno» y seguir con los bombardeos. Maamún Hach Musa declaró tajante que «no ha habido ningún cambio tras el comienzo de la tregua».

Al parecer, y siempre según la versión del portavoz de Halcones del Levante, se ha intentado en varias ocasiones alcanzar un acuerdo, pero no se ha llegado a buen puerto, mencionando en este contexto a las tropas rusas destinadas en el lugar: «Tres delegaciones rusas intentaron entrar en el manantial de Ain al Fiya, e insistieron en que milicias armadas acompañaran a los equipos de mantenimiento que iban a reparar las instalaciones».

Recordemos que el cese de las hostilidades fue posible gracias a un pacto entre este país y Turquía, y que es precisamente Rusia quien apoya al Ejecutivo sirio, mientras Turquía se posiciona al lado de los insurgentes.

Valora este artículo