4.71/5 (14)
  • Estirar el cuerpo durante cinco minutos al levantarse ayuda a empezar el día con una sonrisa.

  • Comer frutas y verduras y hacer planes que no solo consistan en ir a tomar algo es un buen inicio para una vida sana.

  • Es importante organizarse bien el día para no vivir estresado, y dedicarse tiempo a uno mismo.

Cinco hábitos saludables que nunca debes olvidar
Cinco hábitos saludables que nunca debes olvidar

Las prisas, los horarios, los malos hábitos pueden hacer que la salud se resienta, ya sea en el aspecto físico o en el mental.

A veces no basta solo con comer bien para estar sanos, también influyen factores como el descanso, el estrés o el ejercicio físico.

Si queremos empezar a sentirnos mejor y con más energía, la clave consiste en intentar eliminar ciertas malas costumbres e incluir hábitos saludables sencillos, que poco a poco harán que se note la diferencia. Os damos las cinco claves para comenzar el día con buen pie:


1. Cambiar la forma de salir de la cama

Por las mañanas, al levantarse, es bueno estirar durante cinco minutos. Este hábito hace que se vayan despertando los músculos y las articulaciones.

Un consejo: acompañar esta tarea de una canción motivadora aportará una sensación de agilidad, relax y mejor humor. ¡Para empezar el día con una sonrisa!

 

2. Poner color a la vida

O mejor dicho, a los platos. Somos lo que comemos, aunque a veces se olvide. Para disfrutar de una alimentación sana y variada, la clave está en la teoría de los colores: cuantos más mejor.

Las frutas y verduras están a la orden del día. Para evitar el picoteo entre horas, hay que intentar sustituir los ‘snacks’ por frutas. Cortarlas con formas originales y mezclarlas entre si, despertará “el gusanillo” y hará más atractiva la ingesta de estos alimentos que no siempre apetecen.

 

3. Moverse

Sobre todo, para aquellos que se pasan todo el día sentados en la silla de la oficina y no tienen tiempo para ir al gimnasio, hay que procurar adoptar pequeñas costumbres como dejar de lado el ascensor y subir y bajar siempre por las escaleras, bajar del autobús una parada antes de la que corresponde y caminar hasta el destino, etc.

Los planes que solo consistan en ir a tomar algo, mejor dejarlos de lado. Un buen paseo relaja el cuerpo y la mente… ¡¡qué mejor que perderse por los parques de la ciudad!!

 

4. Organización

Hacer una una lista de las tareas y objetivos de la semana e ir tachando los que están ya hechos, ayuda a no estar tenso todo el día. De nada sirve plantearse mil cosas que después no se van a hacer, esto solo llevará a una frustración. Sin embargo, ver plasmado en papel lo que se ha logrado hacer es un instrumento de motivación muy efectivo.

 

5. Tiempo para uno mismo

Hay que quererse y, aunque a veces parezca difícil, dedicarse más tiempo a uno mismo: a descansar, a darnos un capricho, a no hacer nada… Numerosos estudios indican que las personas que se dedican entre media hora o una hora a sí mismas son más felices y productivas que las que no lo hacen. Si no se encuentra tiempo para ello, se puede empezar dedicando 10 o 15 minutos en apagar el teléfono, desconectar del mundo y relajarse. ¡¡Todos nos merecemos mimarnos!!

Valora este artículo

2 Comentarios

  1. Bueno es saberlo, se lo comento a mi jefe y os cuento, aunque creo q será como el año pasado….

Comments are closed.