5/5 (2)

El exceso de horas extras de trabajo entre los empleados japoneses ha obligado a las autoridades a tomar medidas al respecto.

Japón pone límite a las horas extras.

Serán 100 al mes las horas extras máximas que los trabajadores japoneses podrán hacer a partir de ahora. Ni una más. Y es que, en el país nipón, las muertes de empleados por exceso de trabajo, están a la orden del día. Como ya comentamos hace algún tiempo, el karoshi es un problema muy arraigado en su sociedad.

Sin embargo, esta medida no acaba con el problema; quizá sí que sirva como parche. “¿Cuántos trabajadores más tendrán que morir para que nuestro país se despierte?”, pregunta una líder sindical. Desde los sindicatos, principales detractores del sistema laboral, admiten que este tipo de medidas “no hará más que grabar a fuego una práctica heredada de la postguerra”.

Este tipo de prácticas, lejos de valorar al trabajador o “salarymen” por sí mismo, lo que valora es su resistencia, su capacidad de trabajo infinito, incluso hasta el punto de dejarse la vida en ello. Las jornadas de trabajo interminables, acaban mermando la salud del trabajador, frena la productividad (se ralentiza el ritmo para trabajar más horas extras) y disuade la entrada de mano de obra – especialmente de mujeres con hijos- vistas las condiciones.

Horas extras en Japón

Hasta esta reforma, la duración legal es de 40 horas extras semanales, con un tope excepcional de 45.

A partir de la aprobación de esta nueva ley, podrán aumentarse hasta las 100 horas mensuales en periodos de fuerte actividad, aunque se teme que se adopte como normal general.

No obstante, se ha regulado al respecto que, si la actividad frenética se prolonga más de dos meses, las horas extras máximas se rebajen a las 80.

Ninguno de los puntos recogidos en la reforma ha sido aprobado por mayoría, ni mucho menos. Aun así, las partes (Gobierno, federación patronal Keidanren y confederación japonesa de sindicatos Rengo) han terminado llegando a un acuerdo, especialmente, consecuencia de la presión gubernamental.

La respuesta social no se ha hecho esperar. Mientras que familiares y asociaciones de víctimas de karoshi abogan por su abolición al considerarla “insostenible e inadecuada”, otros trabajadores japoneses se manifiestan por su derecho a trabajar más, incluyendo como única demanda “más protección del empleo”.

Valora este artículo

11 Comentarios

  1. ESTA ES UNA CONTRA PARTE DE LA LEY VENEZOLANA QUE PROTEJA AL TRABAJADOR, Y ES CUESTIONADO COMO OBRA DE UN DICTADOR, MIENTRAS QUE LOS GOBIERNOS QUE VERDADERAMENTE EXPLOTAN A LOS TRABAJADORES SON DEMÓCRATAS, Y SON APLAUDIDOS, QUE COSA NO, EL MUNDO AL REVÉS.

    • Protege o mal acostumbra al trabajador?, amen de la cantidad de feriados y puentes, si observas con detenimiento esa ley del trabajo venezolana tiene algunas cosas buenas pero en si es aún muy deficiente. Puro efecto como todo lo creado por este “régimen comunistoide

Comments are closed.