5/5 (3)

Japón es uno de los países que, aunque todos sabemos situarlo en el mapa —o eso quiero pensar—, tiene mucho por descubrir. Ruinas, templos, budas pequeños, medianos y gigantes o historias de fieles samuráis

Japón es diferente: sus olores, su gastronomía, su filosofía de vida
Japón es diferente: sus olores, su gastronomía, su filosofía de vida

Toda su rica historia ha llevado al país nipón a tener una idiosincrasia muy peculiar basada en el orden, el deber y el honor. No es desconocido que su culto al trabajo está muy por encima del tiempo dedicado al ocio, y lo he podido vivir en primera persona en mi viaje de diez días intensos en la isla.

Allí todo es diferente: sus olores, gastronomía, filosofía de vida y de muerte, las tradiciones milenarias. Siempre hay gente en las calles a un ritmo frenético que no tiene parangón.  Y entre la multitud siempre extraigo conclusiones diferentes, en este caso, detecto las tendencias tan innovadoras del sector de la moda.

Tokio, en la zona de Marajuno, es un hervidero de moda y color. Aquí se encuentran las boutiques más selectas y afamadas del Globo. Pero originalmente, las tendencias no están bajo techo, sino que se encuentran literalmente en las calles. En apenas unos metros se cruzan estilos como Dolly Kei, Cult Party Kei, Fairy Kei, y cómo no, el más conocido allí, el Lolita.

Las lolitas japonesas parecen un movimiento social surgido a finales de los 70 más que una tendencia. La moda suele representar siempre un lenguaje para declarar oposición a lo establecido y quizás por eso este estilo “lolita” convive en Japón junto a una de las culturas más severas en cuanto a emociones.

Y créanme si les digo que no hay otro lugar en el mundo donde la libertad estética y la imagen en general resulten tan curiosas de ver. Su diferenciación y originalidad a la hora de ponerse trapitos, combinarlos y/o crearlos, han convertido al país nipón en el faro que alumbra a todos los coolhunters. Si a esto le sumamos la nueva tendencia japonesa del “menos es más”, es una auténtica mezcla de emociones que enriquece aún más si cabe el concepto de la moda asiática.

15

Por mencionarles un ejemplo, este verano las jóvenes japonesas pusieron de moda el Bikini Dondage, una prenda de baño que dejaba mucho al descubierto, hasta tal punto que prácticamente solo cubría las partes más críticas de la mujer.

Y es que parece que las mujeres en Japón siempre tienen algo que imaginar, que decir, que idear o que llevar de la realidad a la ficción. Les recuerdo que han tenido modas como el maquillaje de gatos, matrimonios sin marido o lucir trasnochadas, aunque para esto último tengan que colocarse rubor rosado debajo de los ojos…

En ocasiones pienso que este país asiático no es tan diferente en cuanto a moda a Europa o Norteamérica, simplemente que allí se ponen para el día a día lo que aquí sólo se ve en las pasarelas.

Valora este artículo