5/5 (1)

Las distintas tradiciones que convierten esta noche en una de las más mágicas del año.

Las distintas tradiciones de la Navidad en el mundo.
Las distintas tradiciones de la Navidad en el mundo.

Si hay un personaje que aglutina la celebración de la Navidad en el mundo es Papá Noel, aunque lo cierto es que la figura del viejo bonachón vestido de rojo que viaja en trineo tirado por renos es la adaptación de una multinacional de refrescos. En 1931, Coca-Cola encargó al dibujante Haddon Sundblom que remodelara la imagen de San Nicolás para hacerla más humana y creíble, una masiva campaña de publicidad que ha durado décadas ha logrado que medio mundo reconozca al personaje que vive en el Polo Norte. Pero, a parte del marketing, cada país mantiene sus propias tradiciones.

 

En Noruega llega el Duende Julenisse

Para los noruegos, la Navidad es la luz de las velas y el fuego encendido en la chimenea de la casa, mientras fuera el paisaje totalmente nevado invita a las leyendas de duendes y hadas. Las familias noruegas empiezan la Navidad el 13 de diciembre, esa noche los animales domésticos de la casa tienen una cena especial, las viviendas se decoran con canastas trenzadas, piñas y nueces.

El día 24 nada de marisco, cordero o pavo asado, en Noruega todas las mesas tienen esta noche salmón, bacalao, albóndigas de carne, paté de reno con arándanos y crema de bayas, un festín regado con abundante cerveza y akevitt, que es el aguardiente noruego.

Tras la cena, se ilumina el árbol y es el momento en el que los más pequeños esperan al Duende Julinesse, el personaje que les llevará los regalos más deseados.

 

Australia, la Navidad en bañador

Todo lo contrario ocurre en Australia, donde las fechas navideñas coinciden con el verano, lo normal es que los australianos celebren las fiestas en las playas con temperaturas que llegan a los 38 grados centígrados. Allí no tienen unas tradiciones propias, así que la imagen de las familias en bañador y con el gorro de Papá Noel es lo más habitual.

La cena navideña suele ser un picnic multitudinario que se celebra en parques, jardines y playas. Tras acudir al concierto Carols by Candlelight (Villancicos a la luz de la vela), los australianos cenan al aire libre marisco, jamón dulce, ensaladas, carne fría y dulces.

 

La gran noche para los niños alemanes

En Alemania San Nicolás es muy madrugador, allí deja los regalos a los niños la noche del 5 al 6 de diciembre, pero hasta la noche del 24 los pequeños no pueden abrir sus paquetes. Es el momento en el que en todas las casas alemanas se encienden los árboles navideños y se cantan villancicos.

Las viviendas se decoran con ramas, musgo y nueces pintadas, la cena de Nochebuena es contundente: gansos rellenos de manzanas, carne de cerdo asada y ron.

El último día del año el protagonista en Alemania es San Silvestre, el personaje histórico que fue Papa de la Iglesia en el siglo IV. En su honor, corre la cerveza y se encienden fuegos para ahuyentar a los malos espíritus.

Niños mexicanos rompiendo piñatas navideñas.
Niños mexicanos rompiendo piñatas navideñas.

 

Las piñatas mexicanas

En México los festejos navideños empiezan el 16 de diciembre cuando las familias celebran las Posadas, una representación de las penurias de la Virgen y San José en su viaje a Belén. El día 24 los niños rompen piñatas que representan a Satanás, llenas de naranjas, mandarinas, caña de azúcar y maní.

Las familias mexicanas celebran la tradicional cena de Nochebuena tras acudir a la Misa del Gallo, un servicio litúrgico que también se celebra en Nochevieja, entonces los mexicanos barren sus casas para que la suerte entre limpia.

Como en España, los Reyes Magos visitan México la noche del cinco de enero y también es tradicional comer roscón.

 

Japón: entre Papá Noel y tradiciones ancestrales

Los nipones no renuncian a lo mejor de la Navidad venga de donde venga, es habitual ver a Papá Noel frente a los grandes centros comerciales al tiempo que las familias japonesas siguen respetando sus costumbres.

Cuando llega diciembre, lo tradicional en Japón es saldar cuentas, limpiar toda la casa y enseres, e incluso, renovar el vestuario y los muebles, es su forma de entrar con suerte en el año nuevo. La gran celebración es el 31 de diciembre, cuando se celebra el Omisoka o Gran Día de Final del año.

Es cuando las familias niponas sacan sus mejores galas, las mesas se llenan de tazas de fideos como símbolo de longevidad y tras las 12 de la noche, todos visitan el santuario más cercano para empezar el año con buen pié. La celebración de la Navidad en Japón termina el 4 de enero.

 

La celebración judía: el Janucá

Con esta fiesta los judíos conmemoran la purificación del Templo de Jerusalén en el año 165 a.c., por tanto no tiene nada que ver con la tradición cristiana, tan solo coinciden en una cosa, se celebra en las mismas fechas.

Eso sí, las familias judías también le dan al Janucá un carácter hogareño en el que no faltan los regalos para los más pequeños. Las casas se engalanan con símbolos de la festividad en lugares visibles con la luz como protagonista esencial.

Muérdago contra la mala suerte en Reino Unido, desfiles navideños en la Gran Manzana de Nueva York o peticiones de las sacerdotisas en la playa brasileña de Copacabana, tradiciones que completan un enorme puzle en el que medio mundo celebra, cada cual a su manera, las tradiciones navideñas.

Valora este artículo