5/5 (2)
  • La ciudad de Madrid está descuidada, tiene suciedad en las calles y un deterioro generalizado que no se ve en otras ciudades europeas.

  • Los responsables somos todos los ciudadanos, los que nos gobiernan y los gobernados.

La suciedad en las calles de Madrid, un asunto de todos
La suciedad en las calles de Madrid, un asunto de todos

El pueblo que un día fue Madrid se quedaría pasmado si contemplara la gran ciudad en la que se ha convertido hoy. Pero creo que lo que no podría entender nunca es por qué las calles y plazas de esta nueva urbe están tan llenas de suciedad, tan asquerosamente pobladas de porquerías y de basura.

No quiero hacer responsables a las autoridades, que lo son, quiero hacer un llamamiento a los ciudadanos madrileños porque sin su implicación nuestra ciudad nunca estará limpia.

Tenemos el hábito de arrojar cualquier cosa que nos estorbe al suelo, sin conciencia de que estamos perjudicando a nuestra ciudad y a nuestros convecinos, de que estamos dando mal ejemplo a los niños que son grandes imitadores.

Si algo se nos cae no nos molestamos en recogerlo, el otro día vi a una pareja que caminaba delante de mí y jugaba con una gran bolsa vacía de plástico entre risas y juegos. Cuando la bolsa voló y cayó al suelo ninguno de los dos se inmutó, ninguno hizo ademán de recogerla y llevarla a una papelera. Miré a mi alrededor y pude ver una allí mismo y otra un poco más adelante. No contemplaron la posibilidad de que aquella bolsa molestara a los demás, de que aquel objeto podía dar lugar a que alguien resbalara y cayera. Gozaron de una indiferencia pasmosa.

Hay calles donde la suciedad se hace más patente, pero ahora recuerdo una especialmente que recorro a menudo y que es muy transitada porque conduce a dos grandes hospitales madrileños. La calle está sembrada de colillas, sobre todo en las cercanías de las paradas de autobuses y en las puertas y escaleras de los hospitales a los que he hecho mención.

También en las puertas de algunos bares y edificios de oficinas se acumulan cientos de colillas que deberían recoger los barrenderos y lo harán, supongo, pero que no estarían allí si los que fuman fueran más cuidadosos y si las autoridades hubieran instalado grandes ceniceros en las cercanías. Ya no se fuma en el interior de los edificios, por tanto la gente sale a fumar a la calle. ¿Es tan difícil pensar que se van a necesitar ceniceros públicos?

Hay que tener en cuenta cuando comparo la limpieza de Madrid con la de otras ciudades europeas, que aquí apenas llueve y que el agua escasea incluso para poder regar las calles. Esto es un hándicap para nosotros, pero ahí no radica el problema de los madrileños, sino en su falta de interés por la limpieza de sus calles y barrios.

Hay una plazuela con bancos y árboles frondosos  cerca de mi casa donde se sienta mucha gente por ser un lugar de paso. En la plaza hay una papelera grande y sin embargo cada día aparece el suelo lleno de botellines, de botes de refrescos y de bolsas de chucherías, además de colillas, papeles, bolsas de plástico y otras inmundicias.

Si cuando acudimos a un lugar público donde hay varias personas nos ponemos a la cola y esperamos nuestro turno, si cuando subimos o bajamos escaleras mecánicas nos colocamos a la derecha para dejar paso a los que necesitan ir más deprisa, si cuando visitamos un museo procuramos no impedir la visión de las obras de arte a los demás, por qué cuando se trata de nuestras calles y barrios no mostramos el mismo grado de civismo.

Creo que lo que nos diferencia de los otros pueblos europeos, es la falta de conciencia de nuestra condición  de ciudadanos. Saber que formamos parte de una comunidad y que todos somos responsables si esa comunidad no funciona bien, si la convivencia no es armónica. Y para que haya armonía en una ciudad o en un pueblo debe haber cierto orden y limpieza. Cuando la suciedad se hace la reina de las calles hay un problema no sólo de orden estético, sino también de orden moral, ético.

Presumimos de pertenecer a un mundo desarrollado, a la Europa Occidental, civilizada que ha alcanzado todos los elementos necesarios para disfrutar de una vida democrática en libertad, donde se puede decidir por sí mismo, donde el hombre es el dueño de su propia historia, donde muchos desearían residir y mueren por alcanzarlo.

Ya sé que esto no es la Arcadia de la antigua Grecia donde reinaba el orden y la felicidad en un ejemplo de vida y armonía del hombre con la naturaleza. Pero de cualquier forma debemos intentar alcanzar ese lugar imaginario, para hacer un mundo más cordial.

Valora este artículo

55 Comentarios

  1. El otro día vi una mujer que tiraba la basura al suel o ,y comole dije que porque lo hacía me contestó que había que dar trabajo a los barrenderos que se estaban tocando los …… ahora mismo están poniéndo para echar la basura todos nuevos y la gente por no pisar el pedal lo dejan fuera

  2. Una lastima. Carmena echando la culpa a los ciudadanos, que algunos la tienen. En mi barrio los que más ensucian son las tiendas de chinos, que dejan las cajas de cualquier forma y las fruterías de paquistaníes que proliferan últimamente. Pero los impuestos los pagamos para que Sabanés limpie Madrid y se deje de quejar de contratas del gobierno pasado. Cuando entraron en el ayuntamiento prometieron limpiar Madrid y el texto de los contratos era público.

  3. Me gustaría saber quien de todos los que escribimos comentarios aquí no tiran cosas al suelo. Es muy facil comentar y despues como no me conoce nadie lo tiro. Incluso me gustaría saber si el que escribió el artículo se agachó a recoger la bolsa que habian tirado los otros. Con el ejemplo se enseña…

    • Pienso que tienes razón en parte, pero creo que los que se quejan normalmente no lo hacen, precisamente porque les jode. Lo de “enseñar” a la gente recogiendo su mierda es de gilipollas, así no enseñas, haces lo que ellos deberían hacer. Se debe enseñar a los niños dando ejemplo o recogiendo lo que tira ¿pero a un adulto? encima se rie en tu cara. Una cuestión de educación. Salu2

  4. La limpieza de una ciudad se ve en la gente que la habita. Por mucho que se multe o sancionen a las contratas de limpieza heredadas de otros gobiernos, mientras que la gente tire todo al suelo y no se conciencie no hay nada que hacer.
    Si se cumpliera la Normativa Municipal y se multara a esta gente otro gallo nos cantaría.

  5. Me temo que lo que hay que limpiar urgentemente son unos cuantos cráneos. Están contaminados y no dejan crecer cerebros. Sabéis de quien habló, verdad ?. Por otro lado….me temo que el civismo no es una virtud de la mayoría de los madrileños. Alguien ha comentado una verdad brutal…. No es más limpio quien más limpia , si no quien menos ensucia. Empecemos a cambiar de una vez.

  6. ¿Por qué no han hecho las fotos cuando estaban esparciendo la basura? ¿Por qué no ponen miles de fotos así? Madrid es una ciudad bastante grande, si de verdad es lo que os creéis, deberían estar la mayoría de las calles así y no solo las que se desparrama aposta la basura.

    • Si. El currículum es que la quisieron asesinar unos fascistas. El currículum de esperanza Aguirre es bastante limpio. Inmaculado. De no ser porque le salieron alguna rana…. Pero bueno, Javier Illescas, si usted piensa como Albiol la verdad es que tendrá muy limpias las calles. UN SALUDO DE UN COMUNISTA

    • Esos fascistas que la quisieron asesinar que yo sepa se autodenominan marxistas leninistas y para mayor gloria de esta señora excarcelo a uno de ellos porque el pobrecito tenía varices en el estómago .Y por otro lado te diré que el hecho de que Aguirre sea como sea no hace mejor a esta señora ,y una cosa que me deja perplejo es la admiración que sentís por los millonarios los que decís ser comunistas Un saludo de alguien que la única afinidad política que tiene es que quiere un mundo libre y unas políticos capacitados para ejercer su función y esta señora es un ejemplo más de una política incapaz y que no tiene ni la más mínima preparación para el cargo que desempeña que dicho sea de paso le pasa como a la mayoría de los políticos que tenemos.

    • Sin duda el currículo es como para alucinar y si no como mero ejemplo

      que se lo digan al etarra que excarcelo por tener barices en el estómago por no hablar de la ayuda que le presto a su marido para desacerse de los empleados a los que habia explotado miserablemente.Un saludo

Comments are closed.