5/5 (2)

Cerca de 26.000 europeos mueren al año por bacterias resistentes a los antibióticos.

Las bacterias resistentes a los antibióticos matan a miles de europeos al año-
Las bacterias resistentes a los antibióticos matan a miles de europeos al año.

Son cifras bastantes alarmantes. Casi 30.000 muertes anuales por infecciones producidas por bacterias resistentes a los antibióticos. Según el último Eurobarómetro, casi la mitad de los españoles ha consumido antibióticos en el último año colocando al país en la cabeza, siendo sus datos casi el doble del consumo registrado en Suecia u Holanda, sólo por detrás de Malta.

Es una buena muestra del consumo de antibióticos, en muchos casos de forma imprudente, lo que acaba restando efectividad al fármaco. La Asociación para el Descubrimiento de Nuevos Antibióticos en España (AD-ES), alerta de las consecuencias de este consumo no responsable que deriva en la muerte de 26.000 europeos al año y la infección grave de casi cuatro millones.

Las bacterias resistentes a los antibióticos son una amenaza a nivel global y de seguir en esta escala ascendente, se prevé que en el año 2050 estos microorganismos provoquen 10 millones de muertes anuales en todo el mundo.

La falta de concienciación y educación en el uso responsable de estos fármacos es el gran obstáculo, sin olvidar el compromiso para mantener la investigación y dar con nuevos tratamientos más eficaces contra estas bacterias resistentes. Desde la AD-ES se destaca el importante incremento en la última década, concretamente, “se ha producido un incremento del 40% en el consumo de antibióticos en humanos y posiblemente mucho mayor en producción animal”, señala el doctor Domingo Gargallo –Viola, su presidente.

Sin embargo, para Gargallo-Viola, lo más grave es que “un importante porcentajes de los consumidores no sabe realmente para qué sirven los antibióticos. De hecho, casi la mitad de los españoles cree que son efectivos contra virus, por ejemplo”. Por ello, considera de urgencia “actuar, de forma coordinada, incluyendo a los gobiernos, las instituciones sanitarias, las universidades y la industria para la lucha contra esta amenaza”.

Los esfuerzos, como en otras alertas sociales o sanitarias, deben realizarse siempre de forma global y coordinada para conseguir la mayor efectividad y concienciación posible del mensaje que se quiere hacer llegar. Tanto los 28 países de la Unión Europea como el resto de países del mundo deben trabajar para “concienciar a la población sobre la necesidad de racionalizar el consumo sin control de antibióticos”, finaliza el doctor.

Valora este artículo