Una juez da la razón a los usuarios anulando las cláusulas suelo, confirma que los bancos abusan al cobrarlas y que carecen de transparencia.

Las bancos abusan de clientes con las clásulas suelo.
Las bancos abusan de clientes con las cláusulas suelo.

La magistrada Carmen González Suárez ha certificado que los bancos abusan de los clientes al cobrar las cantidades mínimas de la cláusula suelo en las hipotecas. La titular del juzgado de lo Mercantil de Madrid ha anulado estas cláusulas incorporadas en los contratos de compra-venta de inmuebles de 40 entidades bancarias.

El juez ha estimado la demanda interpuesta por Adicae, una asociación que representa a 15.000 afectados, además, asegura que esta práctica carecía de transparencia y que todas las cobradas indebidamente desde 2013 deben ser abonadas. No obstante, es probable que los abogados dilaten el proceso judicial y recurrir hasta la Audiencia Provincial de Madrid.

Hay que recordar que el pasado mes de enero el Tribunal Supremo anuló las cláusulas suelo del banco Popular y el mes de mayo hiciera lo mismo con el BBVA, Cajamar y Abanca.

Cómo los bancos abusan en los contratos hipotecarios

Con esta condición que añaden a los contratos hipotecarios, las entidades bancarias se cubren a la hora de que el euríbor baje en exceso. Si el euríbor baja tanto que se coloca en cero o en negativo, como ha ocurrido el pasado mes de febrero, obliga a los clientes ha pagar una cantidad mínima en concepto de cláusula suelo.

No obstante, el Supremo solo obligará a estas cuarenta entidades bancarias a devolver la cantidad desde el momento en que salió la primera sentencia que califica esta condición como abusiva, es decir, desde el año 2013: “Las cantidades indebidamente abonadas en aplicación de las cláusulas declaradas nulas a partir de la fecha de publicación de la sentencia del Supremo de 9 de mayo de 2013, con los intereses que legalmente correspondan”.

De esta forma, el juez ha certificado que los bancos abusan en los contratos hipotecarios y que los han hecho durante los peores años de la crisis.

Valora este artículo