5/5 (3)

Hawking aseguraba que la Tierra está condenada a desaparecer y expone tres causas lógicas que pondrán punto y final a la aventura del Planeta Azul

Cómo llegará el fin del mundo según Stephen Hawking
Hawking se he apoyado en la lógica científica para predecir el fin de nuestro planeta.

Stephen Hawking, el genio que dio el siglo pasado, se apoyó en la lógica científica para predecir el fin de nuestro planeta. Nada que ver con Nostradamus y sus viscerales predicciones, que Hawking utilizaba su mastodóntica mente para derivar hacia la nada el progreso lógico de la Tierra.

Así, en la Universidad de Oxford, aconsejando al ser humano salir de su planeta en cuanto pueda, el científico aseguró que serán tres las posibles causas de la destrucción de nuestro hábitat.

Ya decimos que todas lógicas, a saber, la guerra nuclear, la dispersión de un virus modificado genéticamente o la actividad de la inteligencia artificial. Y animó a las generaciones futuras a ver el espacio como única salvación:

«Los avances más recientes en la cosmología se han logrado desde el espacio, donde hay vistas ininterrumpidas de nuestro Universo, pero también debemos continuar en él para el futuro de la humanidad».

En cuanto a la fecha, la mente más brillante del siglo XX dice que no cree que «podamos sobrevivir otros 1.000 años sin escapar de nuestro frágil planeta», poco tiempo para poner remedio a los males que nos acompañan en el devenir histórico.

 

1991: De nuevo, el fin de nuestro planeta

Fueron medio millar de personas las que escucharon atónitas las palabras de Hawking desgranando sus conceptos científicos sobre el tiempo, el espacio, la Tierra y la decadencia. Todo con sencillas palabras que pusieron las leyes de la ciencia al alcance de cualquiera.

Entonces el científico explicaba que, posiblemente, el ser humano podría escapar a la debacle solar, al estallido del sol, utilizando la navegación interestelar, algo que también aconsejó en Oxford:

«Cuando el sol estalle ya habremos dominado la navegación interestelar, si antes no nos hemos autodestruido».

Pero aunque así fuese, aunque el hombre ya no fuese hombre, el Universo seguiría su curso. Es decir, la Tierra está condenada a desaparecer y, con ella, todo lo que no vaya un paso por delante de la lógica. No son vaticinios, es ciencia.

Valora este artículo