5/5 (2)

Cada 15 o 20 años, podemos observar el fenómeno denominado “superluna”.

Superluna

Este fenómeno consiste en ver al satélite de la tierra un 14% más grande y un 30% más brillante. Hoy, 16 de octubre a las 20:08 según la NASA (Administración de la Aeronáutica y del Espacio), podremos observar esta peculiaridad, con tan solo mirar al cielo.

El astrólogo Richard Nolle en 1979, fue el que acuño este término, también denominada luna del cazador —por ser un buen momento para la caza nocturna—. Este fenómeno se produce entre y cuatro veces al año.

De todos modos y a pesar de este nuevo bautismo de finales de los 70, este tipo de Luna ya era conocida mucho antes como la Luna del cazador, debido a que también se eleva en el cielo un poco más temprano de lo habitual —además de ser más grande y brillante—, aportando mucha más luz al ocaso y brindando a cazadores y agricultores la oportunidad de seguir disfrutando de su ocupación durante un mayor número de horas.

Lo importante de este fenómeno no es lo visual, aunque sí lo más llamativo. Según argumento de Nolle, tres días después de producirse la superluna, la Tierra está más expuesta a desastres naturales como terremotos o actividades volcánicas producidas por su mayor fuerza gravitacional. Un ejemplo de esto es el terremoto y tsunami de 2001 en Japón, que se produjo poco después de contemplar en el cielo la gran luna.

La superluna se produce cuando nuestro satélite se encuentra en su máximo acercamiento y además casi alineado con el Sol, de modo que la fuerza de la marea producida sobre la Tierra es superior. Aunque la diferencia puede ser de sólo unos centímetros en la mayoría de las costas.

Por otra parte al estar cerca del perigeo la atracción de la Luna es mayor que en otras ocasiones, lo que se conoce como marea de perigeo.

En los primeros instantes de la noche, también podemos aprovechar para tratar de localizar algunos de los astros que serán protagonistas del cielo nocturno durante este otoño, como los planetas Venus, Marte y Saturno, que se esconden por el horizonte oeste a medida que la superluna se eleva sobre el este.

Por lo demás, sólo queda mirar al cielo y esperar a que no haya nubes que nos tapen el espectáculo.

Aun así en algunos lugares las superlunas siguen estando rodeadas de un inmenso halo de superstición. Leyendas que se esparcieron sobre todo durante la Edad Media y que aseguraban que en la fase de la luna llena la gente se enloquecía por los haces lunares que el satélite dirigía hacia la tierra. Aunque estas teorías se descartaron hace mucho tiempo, muchas veces en la actualidad se sigue utilizando las palabra lunático como sinónimo de “loco”.

Si hoy no puedes contemplar esta superluna, habrá que esperar al 14 de noviembre, pues entonces podremos disfrutar de la que se considera que será la Luna llena más cercana y aparentemente grande de 2016. Y quizás del siglo XXI. Esa sí que no os la podéis perder. Y bueno, esta tampoco. No seáis perezosos, que sólo hay que salir a la calle y mirar al cielo.

Valora este artículo