5/5 (1)

Este licor alemán está siendo de lo más bebido y muchos se preguntan ¿cuáles son los secretos del Jägermeister? y ¿por qué está de moda?

Los secretos del Jägermeister
Los secretos del Jägermeister

Sólo cinco personas conocen la receta del Jägesmeister. Una fórmula octogenaria alemana que triunfa entre la población más joven y que se guarda como la de la Coca-Cola, con auténtico recelo. Nicole Gütte, una de las pocas personas conocedoras de la fórmula revela que: “Ni siquiera los trabajadores de la empresa Mast-Jägermeister conocen el orden en el que se combinan las hierbas, que se seleccionan con el máximo cuidado siguiendo la composición original”, desvela en la sede central de la empresa, ubicada en, ciudad de unos 53.000 habitantes en la Baja Sajonia, en Alemania.

El secretismo es tal que móviles y grabadoras son requisados antes de acceder a las mecanizadas instalaciones donde se fabrica la bebida que se utilizó como anestésico durante la Segunda Guerra Mundial. Tampoco se pueden hacer fotografías, salvo si las distribuye la propia compañía. Por supuesto, hace falta un permiso previo. Y si se excede con el interrogatorio le remitirán a la confidencialidad. No en vano, desde esta genuina cuna del Jäger y otras dos embotelladoras separadas por apenas unos kilómetros salen las 89.000.000 de botellas que se venden al año en 117 países.

Estamos hablando de un secretismo tal que cuando se entra en dicha empresa, móviles y grabadoras son requisados. Son 89 millones de botellas de Jägermeister las que se venden al año en 117 países distinto, pero nosotros nos preguntamos, ¿qué tiene el Jägermeister para que sea tan consumido por los jóvenes?

El secreto del Jägermeister está en su sabor tan suculento y especial, compuesta por 56 hierbas distintas, de las cuales se conocen hasta 39. Hay gente que piensa que es un regalo para la humanidad. Otros la consideran la bebida alcohólica más vil jamás creada por las manos del hombre.

Mast-Jägermeister, empresa que lo creó y que actualmente lo comercializa, fue fundada en 1878 cuando Wilhelm Mast crea su negocio de vinos y vinagres en su ciudad natal, Wolfenbüttel, Niedersachsen (Alemania). Es con su hijo Curt Mast, que también era un gran cazador, cuando la compañía encuentra una nueva dirección. Siendo joven mostró un gran talento en la preparación y mezcla de licores de hierbas. Es en 1934, después de tiempo experimentando, cuando Curt Mast desarrolla una receta única: Jägermeister. Sería una bebida para brindar al empezar y al terminar.

Los secretos del Jägermeister

Lo que convierte al Jägermeister en una bebida única es su incomparable mezcla de sus ingredientes naturales. A lo largo del año, sacos de raras y exóticas hierbas, maderas, especias, frutas, flores, semillas, y raíces de todo el mundo llegan a Wolfenbüttel.

En total, 56 hierbas puras son usadas en la receta del Jägermeister, creada por Curt Mast. Algunos de estos son: raíz de jengibre del sur de Asia, raíz de Florencia, galangal, levístico, chiretta (balmonia de la India), angelica, bayas de enebro, enula, hyssopus, pomerance, camomila, lavanda, cilantro, pimienta, clavo, anís estrellado, pimienta dioica, nuez moscada, cardamomo, hinojo, naranja amarga, escaramujo, quinina, regaliz, cúrcuma, azafrán, canela de Sri Lanka, sándalo rojo del este de India y arándanos europeos. La recepción y la manipulación de estos ingredientes, más los que no conocemos, es una tarea reservada solo a tres personas.

Además, el Jägermeister se suele beber sólo, sin mezcla, a temperatura muy baja (alrededor de los -18°C), mezclado con Red Bull o similar (también llamado Jagerbomb, muy famoso en Estados Unidos), y luego ya, la imaginación entra en juego. En la página web oficial de Jägermeister, podemos encontrar infinidad de posibilidades.

Valora este artículo